¡No desayunar engorda!

Saltarse el desayuno es a menudo una alternativa errada para perder peso, si tu objetivo es adelgazar es mejor que olvides esa creencia falsa y perjudicial para la salud, pues saltarse el desayuno ha sido correlacionado con la tendencia al aumento de antojos,  picoteo de bocadillos entre las comidas principales y comer de más a la hora del almuerzo y la cena lo que conlleva a la ganancia de peso.

Como se ve, quien cree que no desayuna, se está engañando. 

Lo que realmente sucede es que se come sus propios músculos, se auto devora; la consecuencia es la pérdida de tono muscular, y un cerebro que, en vez de ocuparse de sus funciones intelectuales, se pasa la mañana activando el sistema de emergencia para obtener combustible y alimento.

 

 

En realidad omitir el desayuno solo engaña a tu cerebro para que piense que quieres alimentos con más calorías para darte la energía que necesitas para funcionar. Estudios han demostrado que las personas que omiten el desayuno tienden a escoger alimentos altos en calorías y grasas como pizza, torta y chocolates mientras que las personas que toman desayuno tienden a tomar decisiones nutricionales más saludables y efectivas como verduras, pescado y ensalada.

Además, esos mismos estudios dicen que las personas que omiten el desayuno tienden a comer alrededor de 250 calorías de más y se dejan tentar fácilmente de bocadillos y golosinas durante el día. Esto sugiere que si has saltado el desayuno y te presentan una variedad de comidas en un menú, tu atención se irá hacia los alimentos con más contenido calórico y menos hacia un plato balanceado para tu almuerzo. 

Sin embargo, saltarse el desayuno y otras de las comidas principales o pasar por largos períodos de tiempo sin comer afectará tanto lo que comes como cuánto te comes durante el día y, en vez de perder o mantener tu peso terminarás ganando más.

Empieza tu día comiendo un delicioso desayuno y busca más bien hacer un plan de comidas balanceado donde cada una de tus comidas contenga granos enteros, frutas, verduras, proteínas magras y productos lácteos.

Comer porciones medianas y hacer ejercicio son formas más eficaces, sanas y realistas de conseguir y mantener un peso saludable. 

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los mejores Secretos para una piel perfecta