La miel: Un gran aliado para una piel perfecta

 

 

La miel: Un gran aliado para una piel perfecta

 

La miel es uno de los ingredientes naturales más preciados en el mundo de la cosmética. Su riqueza vitamínica y las enzimas naturales que contiene, le otorgan un poder especial para cuidar y embellecer la piel. Si incorporamos la miel a nuestra rutina de belleza, comprobaremos cómo nuestra piel se renueva y empieza a estar más hidratada y nutrida.

Cleopatra la utilizaba todos los días como base de una mascarilla facial que le proporcionaba tersura a su piel. Hoy en día, las grandes firmas de cosmética siguen aprovechando las propiedades nutritivas, emolientes y bactericidas de la miel para crear suntuosas cremas con la promesa de devolver un cutis resplandeciente y regenerado.

 

Efectos en el cutis y piel

Ya sea en forma de lociones, ungüentos, gel, jabones, cremas o emulsiones, la miel es sumamente apreciada en su uso en el cutis y la piel. Hipócrates, padre de la medicina, indicaba que al aplicarla sobre el rostro otorgaba matices de frescor y juventud.

Se considera un eficaz remedio para paliar el efecto de las arrugas o eliminar las asperezas de la piel, porque humecta y proporciona elasticidad y lisura; para las pieles secas es ideal la aplicación de una mascarilla elaborada con huevo y miel.

La miel es un ingrediente que ofrece una importante acción limpiadora y, es que, gracias a las enzimas naturales que contiene es ideal para limpiar la piel en profundidad y eliminar toxinas. Este es uno de los beneficios de la miel que las empresas especializadas en cosméticos han sabido aprovechar bien, pues muchos de sus jabones, geles y desmaquillantes la incorporan como principal ingrediente.

Como exfoliante natural, la miel también es un ingrediente muy eficaz y beneficioso para la piel. Su contenido rico en azúcares con sustancias como la fructosa, la glucosa y los ácidos alfa-hidróxidos, permite una magnífica exfoliación que deja la piel revitalizada y muy suave. Además, actúa como regenerador de las células muertas y no es nada agresiva, pues a la vez que exfolia, hidrata la piel.

 

 

 

 

Otro de los múltiples beneficios de la miel para la piel es la extrema hidratación que nos proporciona. Contiene muchos de los minerales y vitaminas indispensables para mantener la piel humectada durante todo el día, logrando que, a largo plazo, luzca más flexible y conserve su elasticidad natural.

¿Sufres de acnéo manchas en la piel? Si es así, debes saber que la miel, al contener peróxido de hidrógeno y otras sustancias, es efectiva en el tratamiento de pieles con acné, favoreciendo la reducción de impurezas y evitando el aumento de bacterias. ¡Y todo sin resecar la piel! Por otro lado, también es excelente para prevenir la aparición de manchas en la piel.

El envejecimiento de la piel es inevitable pero sí hay hábitos y fórmulas que ayudan a retrasarlo. Y entre los ingredientes naturales para luchar contra los signos del paso del tiempo en la piel, encontramos la miel, la cual está llena de antioxidantes y es altamente beneficiosa para evitar la aparición de arrugas prematuras y mantenerla firme y tersa por más tiempo.

 Para una manera fácil, eficaz y rápida de cuidar tu piel con miel, te presentamos nuestras mascarillas listas para usar con colágeno y extracto de miel. Con sólo 25 minutos y 28 días notarás los beneficios de la miel en tu piel www.embelle.mx 

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los mejores Secretos para una piel perfecta