Lo que el Sol daña en tu piel

Lo que el Sol daña en tu piel 

El Sol es un elemento imprescindible para la vida y tiene efectos positivos para los seres vivos como es la estimulación de la producción de vitamina D. Pero muy pocas veces nos hacemos conscientes de los daños que puede causar a nuestra piel porque sus efectos no son visibles de inmediato o  a corto plazo sino que el daño se va acumulando con el paso del tiempo.

 

Los rayos ultravioletas, afectan desde las capas más superficiales hasta las más profundas de la piel.

Los dos tipos de rayos solares que pueden ocasionar daños en la piel son los ultravioleta A (UVA) y los ultravioleta B (UVB). Los rayos UVA afectan las capas profundas de la piel. Los UVA son más intensos que los UVB y son la principal causa de quemaduras solares.

La mejor manera de disminuir el riesgo de cambios cutáneos es proteger la piel del Sol. Esto abarca el uso de bloqueadores (filtros o protectores) solares y otras medidas de protección.

  • Evita la exposición al sol, particularmente durante las horas de 10 de la mañana a 4 de la tarde, cuando los rayos UV son más fuertes.
  • Recuerda que cuanto mayor sea la altitud, más rápido se quema su piel con la exposición al sol. Además, al comienzo del verano es cuando los rayos UV pueden causar el mayor daño de la piel.
  • Usa protección contra el sol, incluso en los días nublados. Las nubes y la niebla no lo protegen del sol y pueden incluso intensificar los rayos UVB.
  • Evita las superficies que reflejen la luz, tales como el agua, la arena, el concreto, la nieve y las áreas pintadas de blanco.

 

 

 

 

¿Cómo sanar una quemadura por el Sol?

 

1. Haz una mezcla de vinagre de sidra de manzana y agua para aliviar el dolor al instante. El vinagre tiene propiedades que matan gérmenes, calman la inflamación, dolor y picazón.

2. Aplica yogur frío por 10 minutos para ayudar a que sus probióticos curen tu piel más rápido.

3. Para calmar la picazón puedes tomar un baño de avena. Pon un poco de avena en la licuadora y luego ponla en la tina con agua tibia y relájate.

4. Pon una fina capa de miel pura en el área afectada y cubre con una gasa.

5. Las grasas y proteína de la leche crean una capa protectora en tu piel. Así que puedes darte un baño en leche o usar una crema a base de leche si prefieres.

6. Pon en el refrigerador el gel de aloe vera para que cuando lo uses tengas una sensación de alivio al instante y vas a prevenir que tu piel se descarapele.

7. Lleva el truco anterior a otro nivel. Congela el gel de aloe vera en compartimentos para hielos, cuando estén listos, envuélvelos en una toalla y aplica sobre la quemadura.

8. Si el dolor es muy fuerte, remoja un trapo en té negro y aplica sobre el área. Ayudará a calmar el ardor.

9. Muele una aspirina y agrega un poco de agua para crear una mezcla anti inflamatoria.

10. Toma mucha agua y durante las primeras 48 horas de tu quemadura toma la dosis recomendada de ibuprofeno para aliviar el dolor y la inflamación.

.

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los mejores Secretos para una piel perfecta