Piel perfecta: Guía diaria, semanal, mensual y anual para lograrlo

¡Llegamos a la mitad del año! Si todavía no has cumplido tus propósitos de cuidado personal y belleza, es el momento para que hagas un compromiso con la persona más importante en tu vida: TÚ. Y más específicamente, tu piel.

Seguramente has escuchado o leído acerca de los daños que ocasionan a tu piel algunos malos hábitos pero aun así no los has podido cambiar, como irte maquillada a dormir después de un día difícil o una noche de fiesta. ¿O que tal atacar los brotes o granos con los dedos, dejar de tocarte la cara con las manos sucias o lavar el rostro con agua caliente?

Sí, lo sabemos… Te cachamos con algunos malos hábitos. Por eso, quisimos traerte una GUÍA COMPLETA para que empieces a cuidar tu piel con pequeños esfuerzos que resultarán en una piel increíble.

 

DIARIO

  1. Lava tu cara dos veces al día con agua fría. Existe una razón para esto, por la mañana preparas la piel para los productos como maquillaje y protector solar y por la noche quitas todas las impurezas acumuladas durante el día. El agua fría es clave para activar la microcirculación y cerrar los poros.
  2. Retira el maquillaje todas las noches. Las capas más superficiales de la piel necesitan respirar y descansar de los productos que aplicas por la mañana. De no hacerlo, se pueden bloquear los poros resultando en brotes e infecciones o piel irritada.
  3. Humecta después de lavar el rostro. Es importante humectar para darle a la piel elasticidad y evitar resequedad y líneas de expresión. El ácido hialurónico es un humectante súper poderoso que ayuda a rellenar arrugas existentes y a dar firmeza.
  4. Bebe mucha agua. ¡Mantén hidratada tu piel! Nada hace que la piel se vea más radiante que el agua.
  5. Usa bloqueador solar. Los daños que el sol puede causar a tu piel son muy fuertes y muchas veces no los vemos hasta que ya pasaron muchos años. Por eso cada mañana antes de salir aplica bloqueador solar de un FPS mínimo de 30.

 

SEMANAL

  1. Aplica mascarillas faciales o sheet masks, éstas son listas para usar y contienen ingredientes activos que penetran la piel por completo. Es una manera más efectiva de nutrir tu piel, muchas contienen colágeno. Además, refrescan tu piel.
  2. Haz ejercicio tres veces a la semana. Una de las formas que tiene el cuerpo para librarse de las toxinas es a través del sudor, así que ejercitarte es una desintoxicación para tu piel.
  3. Desinfecta tu celular. No nos damos cuenta pero ¡el celular es una de las cosas que cargamos que más acumulan bacterias y suciedad! Al usarlo, la piel se contamina y se crean brotes y granos. Desinféctalo con una toallita con alcohol.
  4. Cambia tus sábanas y fundas de almohadas. Polvo, piel muerta, contaminación, tierra, ácaros son sólo algunas de las cosas que se acumulan en las sábanas y fundas de tus almohadas.
  5. Lava tus brochas para maquillaje. Igual que el celular y las sábanas, las brochas acumulan suciedad que puede contaminar tu piel. Lávalas con un jabón neutro y agua.

 

MENSUAL

  1. Exfolia tu cara y cuerpo. Retira la piel muerta y los contaminantes que pueden bloquear los poros. Puedes utilizar un exfoliante casero de azúcar + aceite de coco. Notarás tu piel más suave y luminosa desde la primera vez que lo hagas.
  2. Acude con un especialista para realizarte un tratamiento. Ya sea un peeling o tratamientos con aparatos, tu piel necesita estas visitas con especialistas de vez en cuando.
  3. Detecta lunares o verrugas nuevas. Es importante que estés al pendiente de lo que pasa en tu cuerpo y en tu piel. Por eso dedícate una hora al mes para inspeccionar tu piel y detectar cualquier cosa extraña que veas para tratarla con un especialista.

ANUAL

  1. Visita a tu dermatólogo para una revisión

 

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los mejores Secretos para una piel perfecta