Blefaritis: Una enfermedad que afecta las pestañas

Ojos cuidados y sanos

La blefaritis es una condición muy común y continua de los párpados que afecta a muchas personas, a pesar de no ser tan conocida. Se trata de la inflamación de los párpados debido a que exceso que grasa y bacteria cubren el borde del párpado cercano a la base de las pestañas.

 

 

La blefaritis causa molestias como irritación, comezón, enrojecimiento y picazón o ardor en los ojos. Si bien las causas principales de la blefaritis no se conocen con exactitud, esta enfermedad puede estar relacionada con una infección ocular por bacterias, resequedad en los ojos o afecciones de la piel como la rosácea.

Existen dos tipos de blefaritis:

La blefaritis anterior afecta la parte exterior del párpado, en donde las pestañas están localizadas. Esto puede ser causado por bacterias o por una infección viral. En caso de no ser tratada, este tipo de blefaritis puede conducir a un engrosamiento de los párpados y voltearlos hacia adentro o hacia afuera. Inclusive, puede haber daños a la córnea debido a las pestañas que lleguen a estar adentro del ojo.

La blefaritis posterior, por otro lado, es causada por una disfunción de las glándulas sebáceas pequeñas que se localizan en los párpados, específicamente en la base de las pestañas. La blefaritis posterior también puede causar el engrosamiento de los bordes de los párpados y producir costras o lagañas. Con este tipo de blefaritis, incluso las lágrimas pueden ser espumosas.

¿Cómo tratar la blefaritis?

 

 

COMPRESAS CALIENTES: Moja una toalla limpia con agua caliente, escurrirla y colocarla sobre los párpados durante un minuto. Repetir dos o tres veces remojando la toalla cuando se enfríe. Esto aflojará las escamas y otros deshechos alrededor de las pestañas y también ayudará a ablandar la grasa de las glándulas sebáceas cercanas. Este tratamiento impedirá que se desarrollen abultamientos en los párpados.

LAVADOS DE PÁRPADO: Usando una toalla limpia, un hisopo de algodón o una esponja comercial sin pelusa humedecida en agua tibia, se debe frotar la base de las pestañas durante 15 segundos en cada párpado. Esto limpiará los párpados y eliminará bacterias y suciedad que puedan acumularse en ellos.

POMADA ANTIBIÓTICA: Se debe acudir con un oftalmólogo para que prescriba una pomada antibiótica que deberá ser aplicada suavemente sobre la base de las pestañas antes de ir a dormir. Ésta es la manera más efectiva de eliminar todas las bacterias que contaminan la piel de los párpados.

ALIMENTACIÓN BALANCEADA: Algunas investigaciones arrojan que la falta de ciertos nutrientes pueden contribuir al desarrollo de la blefaritis. Un desequilibrio de los ácidos grasos Omega puede causar secreciones anormales de las glándulas sebáceas que ayudan a lubricar los ojos. Un régimen alimenticio balanceado y saludable, que incluya grasas sanas como las del pescado y el aguacate es indispensable para mantener la salud de los párpados y la piel en general.

HÁBITOS DE HIGIENE: Debido a que la blefaritis puede ser un problema continuo, se deben adoptar hábitos de una buena higiene para mantener la piel de los párpados limpia. La piel de los párpados se debe limpiar una vez al día para prevenir la recurrencia y proliferación de bacterias; además de limpiar cuidadosamente las pestañas.

El resultado de éstos cuidados para la salud de los párpados son ojos sanos y bellos. 

 

Para cuidar las pestañas es recomendable incluir un suero que las nutra desde su base, el Tratamiento RoccaLash es ideal para entregarle a las pestañas todos los nutrientes que requieren para mantenerse sanas y fuertes. El resultado de su aplicación son pestañas más largas, más fuertes y más gruesas.

 

¿Estás lista para tener ojos de envidia? 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los mejores Secretos para una piel perfecta