Cómo hacer un pedicure en casa

Todavía nos quedan algunos días de sol y calor suficiente para lucir sandalias, por eso un buen pedicure es tu aliado para que tus pies se vean perfectos.

Te decimos paso a paso cómo hacer un pedicure en casa:

 

Retira el esmalte y remoja las uñas

Quita el esmalte con acetona y después sumerge los pies en agua caliente, esto hace que las uñas, cutículas y la piel que rodea las uñas se ablande y sea más fácil de retirar. Para una experiencia  de spa puedes añadir unas gotas de aceite esencial de lavanda, rosas o menta al agua.

Corta las uñas

Corta las uñas de forma recta, una buena manera de no sobrepasarte y cortarlas de más es respetando el largo de la yema del dedo. Cuando cortas la uña pasando este límite, se incrementa el riesgo de uñas enterradas. Trata de mantener esta forma siempre que las cortes para no cambiar el sentido de su crecimiento.

Lima y da forma

Para dar forma y suavizar las puntas de las uñas, lima los bordes y las esquinas. Empieza por la parte más rugosa de la lima para dar forma y después termina con el lado de grano más fino para suavizar. Si tienes uñas encarnadas intenta levantar la orilla de la uña que está encarnada para aliviar la presión y repite hasta que la uña recupere su forma natural.

Limpia

Aplica sobre las cutículas un producto para ablandarlas y deja que actúe por lo menos un minuto en ellas. Después, sumerge los pies en el agua tibia o caliente. Una vez que las cutículas estén suaves, usa el extremo biselado del empujador para retirarlas con suavidad y con el extremo limpiador, limpia por debajo de las uñas. Los productos ablandadores de cutículas, al contener activos que disuelven los enlaces de queratina de la epidermis, puedes aplicarlos también para suavizar áreas de durezas o asperezas en la piel de los pies. Finalmente, una vez que has empujado las cutículas y se encuentren ligeramente levantadas, es momento de cortarlas con las tijeritas o cortaúñas de pies.

Suaviza

La aspereza de la piel es uno de los principales problemas que sufrimos en los pies. Se produce en las zonas de presión y roce frecuente como defensa para proteger éstas áreas, se producen más queratinocitos y la piel se engrosa. Exfoliar los pies es importante para eliminar las células muertas y evitar callos desde su primera etapa, manteniendo la piel suave y unos pies bonitos. En casos de dureza notable o extrema, se recomienda sumergir los pies en agua caliente de 5 a 10 minutos y después limar la zona.

Humecta y pinta las uñas

Para terminar el pedicure como profesional, humecta los pies y limpia las uñas con un poco de acetona y aplica el esmalte que desees.

 

El tratamiento para pies que está cambiando la vida de millones en el mundo ¡Por Fin en México!
Embellé presenta el nuevo Tratamiento de Calcetines Exfoliantes que está revolucionando el cuidado de los pies. Exfolia, elimina asperezas, suaviza y relaja tus pies en tan sólo un mes. 

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los mejores Secretos para una piel perfecta