Las 5 metas de una piel hermosa ¡Pon a prueba tu piel!

Increíblemente, la mayoría de las personas no saben lo que involucra una piel sana y hermosa.

Existe un criterio para determinar el estado de la piel y son las 5 metas de una piel hermosa: humectación, suavidad, firmeza, elasticidad y tez clara/limpia. La piel ideal es la que posee todas estas cualidades. 

En la búsqueda de una piel perfecta, ayuda mucho saber qué tipo de piel tienes para poder enfocarte en lo que realmente necesitas en lugar de iniciar una rutina de belleza al azar. Con esta evaluación de cinco puntos podrás identificar las áreas de tu cutis que necesitan trabajo y así lograr un equilibrio saludable para lo que es importante cuidar tu epdermis y dermis. La suavidad y firmeza se logran trabajando en la epidermis, mientras que la dermis es la clave para la humectación, elasticidad y complexión sana. 

HUMECTACIÓN 

La piel que cumple con esta cualidad... 

1. Tiene un balance en el contenido de grasa/sebo y humectación. Es decir, el sebo que se produce humecta la piel pero no la hace grasosa
2. Permite aplicar el maquillaje suavemente, el maquillaje fluye
3. Tiene una apariencia aterciopelada con un poco de brillo
4. Se siente elástica
5. Tiene claridad

PON A PRUEBA TU PIEL

Pon las palmas de tus manos contra tus mejillas y presiona firmemente. Suelta lentamente. Si sientes que la piel de las mejillas se pega a las palmas de tus manos es un signo de que tu piel está bien humectada. Aquellas personas con una humectación pobre generalmente tienen piel delgada y seca y la piel alrededor de los ojos y la boca puede que se quiebre o abra. 

SUAVIDAD

La piel que cumple con esta cualidad...

1. Es suave
2. Tiene una textura uniforme
3. Retiene bien el maquillaje
4. Produce relativamente poco sebo o grasa
5. Tiene un metabolismo activo

PON A PRUEBA TU PIEL

Tienes piel suave si la cantidad de grasa en tus dedos después de tocar tu nariz y frente es modesta. Si las puntas de tus dedos resultan grasosas, tu piel probablemente se ha endurecido y tiene una textura dura o rasposa. La causa es el exceso de producción de grasa. Exfolia la zona T una o dos veces por semana. Las personas con piel grasosa tienden a lavar su rostro demasiado vigorosamente pero la realidad es que hacerlo de esta manera sólo hace que produzcan más grasa. Trata de balancear la humectación y el contenido de grasa en tu piel con mascarillas y masajes con agua. 

FIRMEZA

La piel que cumple con esta cualidad...

1. Regresa a su lugar cuando la presionas con los dedos
2. Es fresca y luminosa
3. Tiene un excelente equilibrio entre la grasa y la humectación 
4. Se siente humectada
5. Tiene pocas líneas de expresión y arrugas

PON A PRUEBA TU PIEL

Con los pulgares detrás de los lóbulos de tus orejas y el resto de los dedos sobre las sienes, suavemente jala tu piel hacia atrás. Si se forman líneas verticales alrededor de tus ojos o si aparecen arrugas profundas es una prueba de que tu piel está vencida en el nivel de la dermis y está perdiendo firmeza. Asegúrate de incluir un suero y crema en tu rutina de belleza, esto le dará a tu piel los nutrientes que necesita para todo el día. También es buena idea incorporar algo para la epidermis como mascarillas y exfoliantes. No laves en exceso tu piel. 

ELASTICIDAD

La piel que cumple con esta cualidad...

1. Se siente tersa cuando la aprietas con los dedos
2. Es radiante y brillosa
3. Tiene una textura fina e hidratada
4. Muestra muy poca o nada de flacidez alrededor de los ojos y la boca
5. Está bien humectada

PON A PRUEBA TU PIEL

¿Cuando aprietas tus mejillas con el dedo pulgar e índice la carne es más gruesa de un lado que de otro? ¿Duele? Si la dermis está desgastada y ha perdido elasticidad, no te será posible apretar una capa gruesa de carne ni sentirás dolor. Éste tipo de piel es delgada y con las venas visibles y no regresará rápido a su lugar cuando la pellizcas. Fortifica las fibras de la dermis usando sueros enriquecidos con colágeno y elastina. Antes de ir a la cama, nutre y humecta tu piel. También, trata de masticar equitativamente en ambos lados ya que, aunque no lo creas, tus hábitos de masticar afectan la elasticidad de la piel. 

COMPLEXIÓN SANA

La piel que cumple con esta cualidad...

1. Es suave y firme
2. Está humectada
3. Tiene claridad
4. Tiene un metabolismo activo
5. Da la impresión de vitalidad

PON A PRUEBA TU PIEL

Coloca tus dedos debajo de tus ojos y muévelos en dirección a tus sienes y luego hacia tu nariz. Hazlo dos veces. Tienes una complexión sana si tu piel se siente caliente después de hacer esto. Si no, seguramente tu piel tiene una capa gruesa de células muertas que se han acumulado, se ve opaca y tiene afecciones constantes. Las causas principales con la deshidratación de la epidermis y un metabolismo lento lo que no permite que tu piel se deshaga y deseche correctamente la piel muerta. Algunos remedios efectivos incluyen exfoliar una o dos veces por semana y aplicar un suero que limpie a profundidad y aclare tu piel. Adicionalmente, da masajes linfáticos para drenar suciedad y bebe mucha agua para mejorar la circulación de la sangre. 

¿Increíble verdad? Ahora que sabes el estado real de tu piel es mucho más fácil crear una rutina de belleza que se acople y sea específica para lo que necesitas mejorar.

 

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los mejores Secretos para una piel perfecta