Reduce el tamaño de tus poros. Guía completa para hacerlo

¡Lograr una piel lisa es posible

Los poros grandes o abiertos pueden llegar a ser muy molestos porque hacen que la piel se vea con imperfecciones, opaca y nada suave. A pesar de que el tamaño de los poros es genético, es posible reducirlos hasta cierto punto dependiendo de tu tipo de piel.

La edad, daño por el sol, higiene inapropiada, uso de productos de baja calidad o con ingredientes agresivos para la piel, los cosméticos, la contaminación y la aparición de puntos negros pueden hacer que tus poros se abran. Afortunadamente no tienes que sufrir el resto de tu vida con poros abiertos, te platicamos de algunos remedios que te ayudarán a combatirlos para reducir su tamaño y mejorar su apariencia.

LA LIMPIEZA DE TU PIEL

Lavarla- Es el primer paso para prevenir y tratar poros abiertos, brotes e irritación manteniendo la integridad y pureza de tu piel. Siempre lava tu rostro a primera hora del día para remover las células muertas y sebo acumulado. Puedes hacerlo con jabón neutro en barra, con un gel limpiador o un aceite especializado, todos son buenas opciones para remover los residuos y mantener la complexión limpia.

Aplicar vapor- Exponer tu cara al vapor es una increíble manera de abrir los poros y remover todos los contaminantes que pueden estarlos bloqueando. Para una sesión de vapor en casa, pon tu cara sobre un recipiente con agua muy caliente (a unos 10cm de distancia) puedes agregar hierbas o flores como manzanilla o rosas para hacerlo aromaterapia y cúbrela con una toalla limpia. ¡Cuida de no quemarte con el agua! Hazlo durante 10 a 15 minutos y después humecta.

 

EXFOLIACIONES

Exfoliar la piel regularmente definitivamente disminuirá el tamaño de tus poros. Al remover las células muertas que bloquean los poros, éstos dejarán de estirarse y podrán regresar a su tamaño ideal. Algunas opciones para hacerlo son:

Retinol- Es derivado de la vitamina A y se encuentra fácilmente en farmacias o tiendas especializadas de suplementos. Lo que lo hace magnífico es su habilidad para penetrar las capas de la piel. Pueden literalmente transformar tu piel en muy poco tiempo. El retinol se encuentra comúnmente en productos anti envejecimiento y pueden provocar piel sensible así que te recomendamos consultar a un especialista para que te guíe en cómo aplicarlo y que veas como va reaccionando tu piel.

Microdermoabrasión- Remueve la capa externa de la piel y ayuda a retirar puntos negros que dan la apariencia de poros abiertos. Éste es un procedimiento que requiere la visita a un especialista. La microdermoabrasión también ha demostrado incrementar la producción de colágeno y darle más firmeza a la piel.

Bicarbonato de Sodio- Para cerrar los poros ésta es una muy buena opción si quieres hacerlo en casa. Mezcla dos cucharadas de bicarbonato de sodio en media taza de agua tibia y aplica con un algodón mojado en la mezcla en la nariz, mentón y frente para remover residuos, limpiar y cerrar los poros.

Sal y mantequilla- La mantequilla contiene ácido láctico, el cual es un exfoliante natural para la piel y excelente para desbloquear los poros. Mezcla mantequilla con sal y forma una especie de pasta que vas a frotar suavemente en las áreas afectadas por aproximadamente 2 minutos. Después déjala reposar por 10 a 15 minutos y enjuaga con agua tibia y ya que retiraste toda la mezcla, moja tu rostro con agua muy fría. Esto ayudará a cerrar los poros una vez que están limpios.

TONIFICA

Tonificar la piel después de lavarla o exfoliarla es una excelente manera de cerrar los poros y reafirmar  la piel, reduciendo visiblemente la apariencia de poros abiertos. El pepino y limón son tonificantes naturales que ayudan a limpiar y refresca la piel.

Cubos de hielo- Son ideales para cerrar los poros instantáneamente y son el remedio casero ideal para que la piel se vea más tersa y firme. Puedes pasarlos por tu piel después de lavarla y antes de aplicar tu maquillaje, ayudará a que éste no penetre los poros y los contamine ya que esto puede producir acné o infecciones. Lo que hacen es contraer los vasos sanguíneos activando la circulación y dándole uniformidad a la piel.

Jitomate- El jugo o pasta de jitomate pueden curar el problema de poros abiertos de manera rápida. El jitomate tiene cualidades astringentes que ayudan a eliminar la grasita extra que se acumula en las capas más superficiales de la piel y a contraer los poros. Aplica jugo de jitomate en las áreas a tratar y deja reposar por 20 minutos, luego enjuaga con agua tibia o fría, seca y humecta.

Miel- La miel es conocida por sus propiedades medicinales y cosméticas que la hacen uno de los ingredientes favoritos en el tratamiento de afecciones de la piel. En el caso de poros abiertos, puede ser usada como un tonificante natural que cierra los poros y reduce el sebo excesivo que es una de las causas principales para poros abiertos.

 

Como ves, aunque son cuestión genética, sí existen maneras de tratar los poros abiertos para reducir su apariencia. Pueden dejar de ser una pesadilla su adoptas estos pasos en tu rutina de belleza. 

 

Da click aquí para conocer nuestro tratamiento con mascarillas de colágeno y miel.

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los mejores Secretos para una piel perfecta