Yoga Facial: ¡Tu cara nunca se había visto mejor!

Desde hace unos años la práctica de Yoga se hizo muy popular como ejercicio para mantenernos en forma, pero ¿sabías que existe ahora una rutina de yoga facial para rejuvenecer el rostro?

Así es, el yoga ha llegado al rostro. Si tu intención es renovar tu energía, ganar vitalidad y quitarte años de encima, el yoga facial es el método antiaging que se está poniendo de moda. Y es que resulta que el yoga también tiene ejercicios para estirar los músculos de la cara, en clases de yoga que son centradas en una serie de muecas junto con ejercicios de relajación y respiración que prometen rejuvenecer el rostro sin entrar al quirófano.

El yoga facial se basa en la premisa de que como cualquier parte del cuerpo, los músculos de la cara también se desgastan y se atrofian si no se ejercitan. Tenemos más de 50 músculos en la cara, y aunque éstos músculos sean más pequeños, siguen siendo músculos que necesitan ejercitarse, contraerse y estirarse para mantenerse sanos, tonificados y atractivos.

Cuando el músculo se trabaja, se tonifica. Cuando además tiene resistencia, se vuelve más fuerte. Un músculo sin actividad, sedentario, incrementará la proporción de grasa y perderá la tonificación, en la cara esto se manifiesta como flacidez y arrugas. Es por esto que practicar yoga facial ayuda a recuperar elasticidad y firmeza en la cara resultando en un rostro visiblemente más joven y en forma. En esta rama del yoga se utilizan gestos, sonrisas y muecas junto con algunos masajes en la cara para conseguir firmeza en la piel.

Te decimos algunos ejercicios básicos de yoga facial:

  1. Para la cara en general

Inhala profundo por la nariz. Aprieta las manos en puño y aprieta al mismo tiempo todos los músculos faciales, como si los quisieras contraer todos hacia la nariz. Sostén por 5 segundos y suelta, exhala al tiempo que abres la boca y te relajas, saca la lengua. Relájate por completo, también las manos. Repite tres veces.

Este ejercicio también ayuda para estimular el tracto digestivo y la circulación sanguínea, lo que permite oxigenar todas las células para una piel más sana.

  1. Para las mejillas

Llena de aire los cachetes y transfiere ese aire de un lado a otro varias veces hasta que aguantes la respiración. Repite 4 veces y relájate entre cada una.

  1. Para cuello y mandíbula

Inclina tu cabeza hacia atrás y mira el techo. Relájate. Traga saliva y presiona la punta de la lengua en el tope del paladar superior, gira la cabeza ligeramente hacia la derecha y traga saliva. Repite 4 veces.

  1. Para labios firmes y sin arrugas

Aprieta los labios como si fueras a dar un beso y con la contraparte de la palma de la mano empuja los labios hacia atrás. Suelta y relaja. Ahora vuelve a poner los labios como si fueras a dar un beso y así apretados trata de sonreír. Relaja y repite 4 veces.

  1. Para la frente y los ojos

Para evitar la formación de arrugas en esta parte tan delicada del rostro utilizamos masajes en lugar de fruncir o apretar. Hazlos siempre con el dedo anular para que la fuerza con la que los haces sea moderada.

Para las patas de gallo coloca la yema del dedo anular en la esquina exterior del ojo y masajea en línea recta hacia la cien o la línea del cabello. No lo regreses en sentido contrario sino que lo despegas de la piel y repites el movimiento unas 5 veces en cada ojo.

Para la parte debajo del ojo en donde se forman las ojeras puedes aprovechar para aplicar una crema o parches para ojos con suero y cuando los retires da golpecitos suaves en la zona con el dedo anular partiendo de la parte interior o pegada a la nariz del ojo hacia afuera. Repite los golpecitos unas 4 veces. Esto ayuda a estimular la circulación de la sangre para revitalizar el contorno de ojos.

La frente es generalmente la zona en donde primero aparecen las líneas de expresión y arrugas. Masajea con las yemas de tus dedos suavemente de abajo hacia arriba, es decir desde las cejas hasta el principio del cuero cabelludo. Repite unas 5 veces. Y después masajea de manera horizontal partiendo del centro de la frente hacia afuera con las dos manos. Igualmente, repite 5 veces.

Estos cinco ejercicios de yoga facial son muy sencillos pero efectivos, te recomendamos que los incluyas en tu rutina de belleza de todos los días. Te tomará entre 5 y 10 minutos hacerlos y los resultados son impresionantes. Además de tonificar tus músculos faciales, rejuvenecer tu piel y revitalizar tu rostro, ayudan también a reducir los niveles de estrés y ansiedad.

Sus beneficios:

Rejuvenece
Relaja y libera el estrés
Previene flacidez
Mejora la respiración
Libera tensiones y ansiedad
Activa y tonifica los músculos faciales
Mejora la circulación de la sangre y permite mayor flujo de oxígeno a las células
 

 

Es posible mejorar tu piel sin tener que dedicarle mucho tiempo, entrar a un quirófano, recurrir a las inyecciones o gastar mucho dinero. Con 10 minutos de yoga facial al día notarás los cambios.


Asegúrate de incluir también en tu rutina de belleza un tratamiento que nutra tu piel, las mascarillas listas para usar o sheetmasks son lo más innovador en productos de belleza ya que su tecnología  permite que sus ingredientes activos penetren por completo los poros resultando en una piel visiblemente más joven y sana.

El Tratamiento GOLD de 10 mascarillas de Embellé contiene colágeno y cinco ingredientes naturales que limpian, dan firmeza, rejuvenecen, regeneran y eliminan manchas y arrugas.

Temas Relacionados: 

Baba de Caracol: El BOTOX natural que se está haciendo famoso

¿Qué es y para qué sirve la arbutina? 

Limpia a profundidad tus poros

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los mejores Secretos para una piel perfecta