icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr pleca-embelle logo of diners

Que tus manos y cuello no revelen tu edad

Llegan los 30´s y con ellos los primeros signos de la edad que tanto nos atormentan: ojeras, bolsas, patas de gallo y demás líneas de expresión, nos indican que debemos iniciar con una rutina de cuidados especiales que nos ayude a preparar la piel para la madurez.

Es hora entonces de empezar a buscar soluciones que nos permitan reducir el impacto del paso de los años. Nos enfocamos en el uso de productos anti-edad, realizamos ajustes en nuestros hábitos alimenticios y nos preocupamos por descansar más.

¿Será esto suficiente? Está claro que nuestro foco clave se centra en la piel del rostro, pero ¿dónde queda el cuidado de nuestras manos? ¿Qué pasa con la llamada zona Y? A partir de los veinte años es importante incluir dentro de nuestra rutina de belleza el cuidado de zonas tan delicadas y expuestas como la cara, el cuello, el escote y las manos. Para ello, el mejor consejo es extender los cuidados que realizamos en nuestro rosto a estas áreas: siempre limpiar, tratar y humectar.

¿Y por qué cuidar la piel de las manos? Es importante tener presente que la piel de esta zona es un 20 o un 30 por ciento más fina que la piel de las mejillas y por ende necesita un cuidado especial. La exposición constante al frío, al sol, a los productos para el hogar, a la polución, al lavado frecuente y al contacto con agentes irritantes, hace que nuestras manos sean tan vulnerables a los evidentes signos de la edad.

 

A continuación te damos unos consejos:

  1. Mandíbula, cuello y escote. Utiliza el método de “burbujas”. Esta técnica revela partes de una imagen por separado para entender como la edad de las personas se determina de acuerdo con el estado de zonas específicas. Además, la experta asegura que gracias a esto, se puede determinar si la mitad inferior de la cara puede conducir a que una persona luzca de mayor edad.

  2. Las manos. Son nuestra carta de presentación y en buena medida nuestra herramienta de trabajo. Esta es la parte del cuerpo que más exponemos a diario a toda clase de agentes y, pese a que en el exterior luzcan hidratadas, la piel de las manos manifiesta con el paso del tiempo signos difíciles de reparar. Por esto es muy importante que siempre las mantengas limpias, humectadas y protegidas de los rayos del sol, que pueden ocasionarte pecas, manchas y ayudan a la aparición de arrugas.


Comparte este artículo: