Aceites que mejoran tu piel

Aliados de una piel perfecta

La piel produce sus propios aceites para humectarse y mantenerse saludable, eso en el caso ideal, pero esta habilidad se puede ver afectada con el estilo de vida y hábitos que alteran el funcionamiento vital del organismo. Por eso existen aliados que ayudan a mantener la salud de la piel.

¿Sabías que cuando nuestro cuerpo necesita un nutriente que tiene escaso el primer lugar de donde lo toma es la piel?

Antes que sacar los nutrientes de otros órganos, el organismo recurre a la piel para abastecerse. Por eso, cuando nos desvelamos, comemos mal, cometemos excesos o llevamos una vida con malos hábitos el primer lugar en el que lo notamos es la piel, el pelo y las uñas.

Estos son 5 aceites que te ayudan a mantener tu piel humectada y con elasticidad:

Aceite de Coco


El aceite de coco tiene propiedades antibióticas y antimicrobianas que combaten infecciones en la piel. Además, contiene ácidos grasos de cadena media, que ayudan a reestablecer el pH de la piel y contiene ácido láurico, uno de los componentes de la leche materna que protege la piel, promueve la reestructuración celular y le da s
suavidad.
Puedes utilizar el aceite de coco como desmaquillante, exfoliante si lo combinas con sal, o humectante diario. Tiene la capacidad de penetrar fácilmente en los poros de la piel y lograr humectar todas las capas dérmicas. El aceite de coco es ideal para las personas con piel sensible, acné, psoriasis y dermatitis atópica por sus propiedades anti inflamatorias y antimicrobianas.
Al aplicar aceite de coco como crema humectante, también se protege la piel contra los rayos UVA, actúa como un bloqueador solar previniendo mancas en la piel por el sol.

Aceite esencial de Lavanda

La lavanda es ideal en el tratamiento para el acné porque tiene polifenoles, que actúan como desinfectante en los poros y ayudan a mantener los brotes de acné lejos de tu piel. Además, la lavanda ayuda a disminuir cicatrices al mismo tiempo que tonifica la piel y evita arrugas prematuras.
La lavanda también es un anti inflamatorio natural que ayuda a reducir la picazón, el enrojecimiento y la inflamación de la piel.

Aceite de Jojoba

El aceite de jojoba es estructural y químicamente muy similar al sebo humano producido por las glándulas sebáceas de la piel, lo que lo hace un excelente humectante para pieles secas. El aceite de jojoba es uno de los aceites que no son comedogénicos ni alergénicos, esto significa que no tapa los poros de la piel ni provoca alguna reacción alérgica. Puede aplicarse con seguridad alrededor de los ojos y en piel sensible.
Además, el aceite de jojoba tiene un alto contenido de minerales y vitamina E, lo que promueve la piel sana y previene el daño de los radicales libres. Por último, el aceite de jojoba es uno de los mejores antibacterianos naturales, la mayoría de las bacterias, como el Staphylococcus aureus y el hongo causante de Cándida no se reproducen y mueren al entrar en contacto con el aceite de jojoba. De hecho, es tan fuerte como antibacteriano que puede ser utilizado como fungicida para el control del moho.

Aceite de aguacate

Gracias a su alto contenido nutritivo, el aceite de aguacate es un ingrediente mágico para la piel. Una mascarilla con aceite de aguacate ayuda a humectar por completo todas las capas de la piel y una piel humectada se refleja en menos arrugas, líneas de expresión y flacidez. Además de brindar una suavidad excepcional a la piel. Entre sus nutrientes más importantes para la piel se encuentran:
Vitamina A: También conocida como Retinol es vital para la salud de la piel porque contribuye a la regeneración de la piel favoreciendo los medios para el crecimiento de las células epiteliales cuya deficiencia puede resultar en resequedad extrema de la piel conocida como xerosis.
Vitamina E: También conocida como Tocoferol y Tocotrienol, la vitamina E es particularmente importante para la piel. Debido a que es un antioxidante natural, es capaz de proteger las células de la piel de los radicales libres y de prevenir el envejecimiento. Reduce las manchas por el sol y las arrugas y  también es benéfica en casos de psoariasis.
Vitamina C: Muchas veces conocida como ácido ascórbico, la vitamina C es un poderoso antioxidante. Es esencial para la salud de la piel porque juega un papel importante en la síntesis del colágeno. Presente tanto en la epidermis como en la dermis, la vitamina C actúa contra los radicales libres y disminuye el proceso de decadencia del colágeno, previene las arrugas, el envejecimiento de la piel y los daños por el sol. También es capaz de reciclar la vitamina E revirtiendo su oxidación.
Grasas no saturadas: La grasa natural del aguacate actúa como un humectante y suavizante de la piel. Tiene la capacidad de penetrar a profundidad los poros.

Aceite de argán

El aceite de argán es rico en ácido grasos insaturados que son considerados como nutrientes vitales para la piel. Gracias a ellos se puede conseguir una regeneración de los tejidos y de las células de la piel. Por lo mismo, es un excelente aliado para pieles con cicatrices de acné y arrugas. El aceite de argán puede ser un buen remedio para suavizar la piel mientras que la regenera.
También, el aceite de argán es indicado para mejorar la elasticidad de la piel evitando la aparición y profundización de las arrugas. Logra restaurar a capa hidropólica aumentando considerablemente los nutrientes de la misma. Lo mejor es que da luminosidad natural a la piel y la hidrata a profundidad.

Dale a tu piel los beneficios del aceite de aguacate y lavanda en una sola mascarilla. Al aplicarlos por medio de una mascarilla aumenta el potencial de los aceites para penetrar la piel a profundidad por los componentes de la solución con moléculas más pequeñas.

Tratamiento Platinum de Aguacate y Lavanda

¡Repara tu piel con sólo 20 minutos cada tercer día!

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los secretos para una piel perfecta