Ácidos buenos para tu piel

Efectivos para renovar tu piel

Tal vez la palabra ácido nos asusta cuando se trata de productos de belleza, puede ser que lo primero que se viene a la mente es que los ácidos deshacen o fragmentan las cosas. En el mundo de la belleza también existen ácidos, se les conoce como ácido cosméticos y seguramente has escuchado hablar de ellos: glicólico, hialurónico, cítrico, kójico… pero tal vez no conozcas sus funciones ni cómo utilizarlos.

 

 

Cuando se habla de los ácidos cosméticos, se refiere a sustancias que en contacto con la piel ayudan a su renovación, generalmente mediante una exfoliación. Al estimular la exfoliación de la capa córnea de la piel (la capa superficial), se potencia la producción de colágeno.

La mayoría de ellos proceden de frutas, aunque también de otros productos principalmente naturales. Estos ácidos actúan a más o menos profundidad dependiendo del tipo de ácido y de la concentración del mismo. Al ayudar a eliminar la capa de células muertas de la piel, ésta se ve más luminosa y rejuvenecida.

La piel se exfolia normalmente, pero con la edad disminuye la frecuencia y velocidad de renovación. Los ácidos cosméticos son especialmente efectivos para mejorar las marcas de envejecimiento causadas por el sol, pero además mejoran la hidratación de la piel y también su elasticidad. Este aumento de la exfoliación también ayuda a disminuir las manchas en la piel.

Pueden penetrar en la dermis, y así estimulan la producción del ácido hialurónico, la densidad del colágeno y la elastina de la piel.

 

¿Sabes cómo usarlos?

Es importante tener algunos aspectos en cuenta a la hora de utilizarlos. Debido a su gran capacidad de exfoliación, la piel pierde la capa córnea de células muertas, por lo que está más desprotegida. Eso hace que sea imprescindible usar un bloqueador solar siempre que se estén utilizando.

 


Los ácidos, uno a uno:

 

1- Ácido azelaico

Principal propiedad: pieles sensibles e inflamadas, como aquellas con rosácea. 


Este ácido proviene de la cebada, el centeno y el trigo. Se produce de forma natural en estas gramíneas para protegerlas evitando los patógenos de las plantas.

Se trata de uno de los ácidos más potentes, por lo que se suele usar en problemas de acné, inflamación y manchas. Actúa como antibacteriano, reduciendo la proliferación de las bacterias en los folículos, previniendo las infecciones y las inflamaciones, los temidos granitos.

Aunque es un ácido fuerte, se puede usar en pieles sensibles y muy inflamadas, como puede ser piel con rosácea y acné rosácea, ya que es extraordinario para calmar esta piel. Generalmente se suelen combinar en los casos de rosácea con otro tipo de productos para calmar la piel, en concentraciones del 4 al 20%.

Cuando no se sufre ninguno de estos problemas, y sólo se pretende un ácido para mejorar la piel y como acción antiarrugas, es preferible optar por otro tipo de ácido. Además, se utiliza en cremas despigmentantes, ya que este interfiere en la producción de melanina, por lo que se puede usar también en casos de melasmas o pecas.

Algunos productos combinan despigmentantes como la hidroquinona de la arbutina en bajas concentraciones con azelaico y glicólico.

 

2. Ácido cítrico

Principal propiedad: Muy antioxidante, da mucha luminosidad a la piel.

Es uno de los más conocidos y el más popular, sobre todo sabiendo que proviene de los frutos cítricos, mediterráneos por excelencia. Aunque también puede obtenerse de la fermentación de azúcares por el hongo Aspergillus Niger.

Además de usos en cosmética es muy conocido su uso en la industria alimentaria y en la industria cosmética como excipiente o aditivo y no como producto activo, ya que además de aportar el sabor ácido característico, se utiliza para regular el PH.

Al igual que los otros ácidos que se usan también como excipiente, aunque en la etiqueta aparezca este componente, no quiere decir que obligatoriamente tenga accion queratolítica o exfoliante de la piel.

Sin embargo, la aplicación directa del ácido cítrico en la piel actúa como los otros, exfoliando y eliminando las capas más superficiales. Con ello conseguimos que se vea la piel nueva, dando mucha luminosidad e hidratación a la piel, así ésta se ve más cohesionada.

Se puede combinar con minerales, como el aluminio, las sales de citrato de aluminio y citrato de zinc, que son muy astringentes, por lo que suelen usarse en pieles acneicas para regular el exceso de sebo.


3. Ácido ferúlico

Principal propiedad: Muy antioxidante, captador de radicales libres y protector frente a la luz UV

Este ácido tiene gran capacidad de actuar frente los radicales libres, por lo que tiene una importante acción antioxidante.

De forma natural se encuentra en las hojas y las semillas de muchas plantas, aunque especialmente en cereales como el arroz, avena y trigo. También lo podemos encontrar en alcachofas, cacahuetes, naranjas y piña. Al tener la capacidad de neutralizar los radicales libres, ayuda a prevenir el daño del ADN celular y proteger las células, y preserva la piel del envejecimiento.

También tiene capacidad de proteger a las células del daño de la luz ultravioleta; cuando se combina la luz ultravioleta y el ácido ferúlico, mejora la potencia antioxidante de este.

 

 

Al ácido ferúlico se le atribuyen otras acciones vía oral como disminuir los niveles de azúcar o colesterol…

En cosmética se suele encontrar en sérum y ampollas antioxidantes, que además incluyen la vitamina C, para potenciar esta acción. Este actúa ayudando a la regeneración lipídica y protectora de la piel, y se recomienda para todo tipo de pieles, especialmente las secas.


4. Ácido glicólico

Principal propiedad: es un ácido renovador y 'peeling' por excelencia

Este es quizás el más conocido y más popular de todos. Usado como antiarrugas y despigmentante junto con otros componentes activos. Aunque el origen es el de la caña de azúcar, de la piña o la remolacha, actualmente su elaboración es totalmente sintética de laboratorio.

Se empezó a utilizar en la psoriasis para eliminar las placas engrosadas de la piel hacia los años 70.

Podemos encontrar productos en las estanterías para uso en casa de concentraciones que van del 4% al 20%. Cuando las concentraciones son más elevadas, hasta el 70%, son solo de uso médico.

Suele acompañar tratamientos de despigmentación, ya que elimina las capas más externas de la piel y puede penetrar más internamente. Tiene la capacidad de mejorar la hidratación de la piel (para esta acción con una concentración de un 5% es suficiente).

También ayuda a mejorar la producción de colágeno y que la piel aumente su firmeza.

 

5. Ácido hialurónico

Principal propiedad: hidratante y protector de la piel

Resumir en pocas frases las acciones del ácido hialurónico es muy difícil, ya que son muy amplias las utilidades que tiene. Este ácido se encuentra de forma natural en el organismo, formando parte del tejido conectivo.

Tiene una gran capacidad cohesiva y viscosa, por lo que tiene la capacidad de actuar por sí mismo como si se tratara de una “esponja”, absorbiendo agua y manteniéndola. Realmente tiene la capacidad de absorber más de 1.000 veces su peso en agua.

Así que la función como cosmético del ácido hialurónico será principalmente hidratar la piel y al aumentar su volumen cuando absorbe agua. Además, servirá igualmente de relleno de las arrugas, y con ello se logra que las arrugas se vean menos profundas.

Este ácido lo que hace es una película en la piel que la protege del exterior. Con la edad, la producción de ácido hialurónico disminuye y éste es uno de los motivos por los que la piel pierde textura y se deshidrata, y aparecen las arrugas en la piel.

 

6.Ácido láctico

Propiedad principal: exfoliante para pieles sensibles

Se obtiene de la fermentación de la lactosa por las bacterias, por lo que está en lácteos fermentados como el yogur o el kéfir entre otros. Este ácido lo produce nuestro organismo, sobre todo cuando hacemos ejercicio. También se utiliza en alimentación muy habitualmente.

Este ácido es suave, la piel lo admite fácilmente, por lo que será efectivo para pieles más sensibles. Al igual que los otros tiene acción queratolítica, puede penetrar en las capas más internas de la piel, así también puede mejorar la producción de colágeno y elastina. Se puede combinar con despigmentantes, para eliminar manchas solares.

 

 

Mejora la barrera lipídica de la piel, ya que aumenta las ceramidas que contiene, a concentraciones sobre el 5% ayuda a mejorar el tono de la piel. Por lo que es especialmente eficaz en piel seca. Algunos médicos usan este ácido hasta 70%. En casa se suelen encontrar en concentraciones al 10%.

 

7. Ácido salicílico

Propiedad principal: Indicado para pieles acnéicas y con psoriasis

Este ácido es de elaboración sintética aunque la fuente natural es la corteza de los árboles de la familia del sauce.

Este ácido es el más apropiado para pieles resistentes, pieles grasas y pieles con acné, ya que además de tener la capacidad de penetrar en los poros limpiándolos y “secando” el exceso de grasa también tiene acción antiinflamatoria.

La acción de limpieza del poro evita que se acumulen células muertas y exceso de grasa, evitando así la aparición del acné. Aunque como todos los ácidos en alta concentración puede ser muy irritante, y en estas concentraciones solo se recomienda su uso bajo supervisión médica.

La acción exfoliante y queratolitica es efectiva ya al 2%. Cuando la piel con acné está ya usando otros productos como el peróxido de benzoilo, podría provocar una especial sensibilización frente a este ácido.

Además posee acciones antisépticas y antimicrobianas. Se suele incluir en los productos para quitar callos y para eliminar verrugas.

En casos de psoriasis, cuando se ha engrosado mucho la piel, se puede aplicar una crema que contenga una leve concentración de salicílico.

Éstos son los ácidos cosmeticos y sus propiedades, la próxima vez que busques un producto especialmente para renovar tu piel ya sabes qué ingredientes y porcentajes buscar en él. 

Para renovar la piel de los pies existe un nuevo tratamiento que combina ácido cítrico, ácido hialurónico, ácido salicílico y ácido láctico. Se trata del Tratamiento de Calcetines Exfoliantes de Embellé, que con 4 pares de calcetines logran un efecto peeling para transformar por completo la piel de los pies dejándola renovada, humectada y suave. 

 

Transforma la piel de tus pies

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los secretos para una piel perfecta