¿Cómo el frío afecta la piel?

Protégete de la resequedad en la piel 

El otoño termina y poco a poco nos enfrentamos a días más fríos. Y precisamente esta bajada de temperaturas no es la mejor aliada de nuestra piel, pues se convierte en la mejor condición para que se pongan de manifiesto problemas cutáneos como las rojeces, que suelen padecer las personas de piel sensible. Aunque en sus inicios no reviste más problemas que los puramente estéticos, los dermatólogos opinan que desde los primeros síntomas deben tomarse las medidas oportunas, porque  en torno a los 35 o 40 años puede derivar en rosácea, una afección dérmica mucho más severa. 

 

 

¿Cuáles son los efectos del frío en nuestra piel?

El frío causa vasoconstricción en los capilares de la piel, los capilares se contraen disminuyendo la irrigación. Esto causa que no lleguen suficiente oxigeno ni nutrientes a las células de la epidermis, dejando la piel con un aspecto apagado. También se retrasa el ciclo de la renovación celular y se acumulan las células muertas, causando una sensación de tirantez y falta de confort debido a que esta capa de células muertas impide que la secreción sebácea natural de la piel llegue a la superficie para lubricar y nutrir la epidermis, dejando la piel seca y sensible. 

La aparición de rojeces es uno de los principales efectos de los cambios de temperatura en la piel, ¿se puede prevenir? 


Utilizando productos como serums y mascarillas nutritivas podemos proteger y reforzar los capilares de la piel para prevenir su aparición. Las mascarillas listas para usar contienen ingredientes activos que trabajan a nivel de la microcirculación luchando contra las rojeces y aportando colágeno a las paredes de los capilares para reforzarlos y evitar su permeabilidad. 

 

¿Qué tipos de piel son más propensas a la aparición de este problema de enrojecimiento cutáneo?

 
Las pieles más secas, finas y claras suelen ser más propensas al enrojecimiento cutáneo ya que tienen menos glándulas sebáceas y, por lo tanto, la barrera protectora de la piel debilitada. Al ser más finas, visualmente se percibe la microcirculación más a la superficie de la piel. 

¿Qué factores pueden influir en que este problema se haga más serio?

 
Un cambio climático extremo durante un periodo de tiempo acumulado puede debilitar los capilares de la piel: el calor dilata los capilares mientras el frío los contrae. Si los capilares se debilitan, acaban siendo más permeables y esto puede causar irritaciones visibles en la superficie de la piel.

 

Cuida tu piel del frío con un tratamiento que la nutre y renueva. El Tratamiento Platinum de Aguacate y Lavanda de Embellé humecta a profundidad y regenera todas las capas de la piel, hidratando las células cutáneas y dándoles elasticidad y firmeza. 

 

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los secretos para una piel perfecta