Cómo prevenir los callos en los pies

El desarrollo de los callos en los pies es un mecanismo de defensa natural del cuerpo para fortalecer la piel en las áreas en donde se somete a mayores roces y presión en exceso o repetida que la pueden dañar. A esto se debe que las causas más comunes de aparición de callos sean:

  1. La anatomía anormal de los dedos y de la estructura ósea de los pies, como juanetes.
  2. Utilizar calzado demasiado apretado o justo que presione puntos específicos del pie y roce la piel
  3. Mala posición al caminar, que ejerza fricción entre la estructura del pie y el zapato

PARA PREVENIR LOS CALLOS:

  1. Hidrata la piel

Normalmente no seguimos una rutina de belleza para los pies, por falta de conocimiento de lo que requieren para mantenerse saludables. Pero los pies también necesitan cuidados especiales igual que el resto del cuerpo. La piel de los pies es más gruesa que otras partes del cuerpo como el rostro, manos y cuello, pero no deja de ser delicada.

Para evitar la formación de callos, una piel bien hidratada es uno de los pasos a seguir. Cuando la piel está hidratada tiene más resistencia y flexibilidad. La resequedad de la piel puede dar pie a la formación de durezas que se desarrollen en callosidades. Utiliza productos hidratantes todos los días.

  1. Visita al podólogo regularmente

El podólogo es el especialista en salud de los pies y es una guía principal para saber cómo cuidarlos. Desde la forma en que cortas las uñas, hasta deformidades de la estructura ósea de los pies, es importante que conozcas tus pies para saber prevenir callos.

  1. Exfolia regularmente la piel

Al exfoliar la piel, se renueva y se eliminan impurezas y células muertas que pueden acumularse y bloquear los poros (el medio que tiene la piel para respirar). Varias capas de éstas impurezas y células muertas hacen que la piel se vuelva rasposa, reseca y dura.

  1. Cuida tu calzado

La principal causa de los callos en los pies es el uso de zapatos demasiado ajustados, por lo que es importante dejar de usar zapatos que no calcen de manera adecuada ya que a pesar de eliminar los callos, al seguir sometiendo los pies a la presión de zapatos ajustados volverán a formarse.

Estas son algunas recomendaciones sobre las características que deben tener los zapatos para evitar los callos en los pies:

El zapato debe ser aproximadamente 1cm más largo que la longitud total del pie
El interior debe ser de un material suave, recubierto por tela o espuma
Tacón bajo de menos de 4 cm
El zapato debe tener espacio suficiente en la punta con el fin de evitar roces constantes en los dedos ya que al tener un callo en medio de los dedos o en el dedo pequeño del pie, lo más seguro es que sean causados por zapatos demasiado estrechos en la punta
En los casos en que los callos en los pies aparecen por anomalías anatómicas, es recomendable el uso de zapatos especiales y a la medida con el fin de aliviar el roce y la presión

  1. Usa almohadillas protectoras

Muchas veces, dependiendo del tipo y localización del callo, se pueden utilizar almohadillas de amortiguación o plantillas plantares que no sólo protegen a los pies de la formación de callos sino que pueden llegar a aliviar las molestias y dolor que causan. Su función es aliviar y reducir la presión que se genera en esa parte específica del pie.

 

Un tratamiento que lo hace todo por tus pies 

El Tratamiento de Calcetines Exfoliantes de Embellé con efecto peeling regenera por completo la piel de tus pies en sólo 4 semanas. Exfolia, Peeling, Hidrata y Humecta con cuatro pares de calcetines listos para usar. 

 

 

Y tu, ¿estas lista para renovar el aspecto de tus pies sin salir de casa?

 

 

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los secretos para una piel perfecta