Cuidado facial de una Geisha

Piel perfecta, la base de su rutina de belleza

Si alguna vez has convivido con alguna persona asiática o tienes la fortuna de contar con amistades asiáticas seguramente habrás notado que son muy apegados a remedios caseros para curar y sanar tanto enfermedades como cuestiones de belleza.

 

 

Y es que si alguna vez te encuentras en Tokyo y sufres de un intenso dolor de cabeza, en lugar de recetarte medicamento te dirán que tomes una taza de té verde y una siesta. O si te preguntas cómo reparar el cabello opaco y seco su respuesta será comer algas marinas y hacer una pasta de algas marinas hervidas y usarla como mascarilla para el pelo.

En Occidente hemos desarrollado la tendencia de dudar de la eficacia de la naturaleza para curarnos. Pero en Asia, lo natural es lo latente. Es fácil identificar a países como Corea y Japón como el reino de la belleza y la piel perfecta, lo que muchos no tomamos en cuenta es que tanto mujeres como hombres asiáticos siguen adhiriéndose a los métodos tradicionales de sus primeras diosas de la belleza y la perfección: las Geishas. Así es que aquí te vamos a compartir los principales ingredientes que a los que las Geishas se apegaban en su rutina de belleza.

Más allá del maquillaje blanco y el labial rojo intenso, todo se centra en el cuidado de la piel. Una piel perfecta. Éstas mujeres tienen piel sin arrugas, sin granos, sin acné…una complexión perfecta. ¿Cómo lo consiguen? A través de su comida. Sus recursos naturales trabajan doble: como alimento y como productos de belleza. Limpiadores, exfoliantes y humectantes.

Té verde:

El té verde es la bebida por excelencia de las asiáticas, lo consumen todo el tiempo. Tiene propiedades en abundancia tanto como infusión como para la piel. Su rico contenido en catequinas previene el envejecimiento prematuro de la piel ya que tienen la capacidad de frenar y neutralizar la oxidación de las células provocada por los radicales libres, que también son la principal causa de cáncer en la piel.

 

También tiene un potente efecto anti inflamatorio que ayudan a calmar la piel que se irrita fácilmente o es muy sensible, incluyendo la psoariasis y la caspa. Por último, las catequinas también tienen poder anti bacteriano y pueden disminuir la excesiva actividad hormonal que es una de las causas del acné.

Frijoles Adzuki:

Los frijoles adzuki tienen propiedades antioxidantes que inhiben el crecimiento de las células cancerosas en el cuerpo. Al ser ingeridos protegen al cuerpo de los radicales libres y la oxidación celular, por lo tanto al ser aplicados sobre la piel hacen lo mismo con las células de la epidermis.

 

Para aplicarlos basta con hervir un puño de frijoles y molerlos para usarlos como exfoliante en el rostro y cuerpo.

Arroz:

Las Geishas lavan su rostro con el agua en la que hierven arroz blanco. Es un viejo truco usado para mantener su piel clara y blanca. El agua de arroz ayuda a mantener la elasticidad de la piel, a darle un tono parejo en todo el rostro y una textura suave. El agua de arroz de hecho ayuda a aclarar gradualmente la complexión.

 

 

Aceite de Tsubaki:

El aceite de Tsubaki (extraído de la flor  Camellia ) ha sido parte esencial de los rituales japoneses de belleza durante siglos. Las mujeres japonesas, conocidas por su piel perfecta, acostumbraban nutrir y proteger su piel con dicho aceite endémico, que absorbe naturalmente la grasa, es hipoalergénico y no comedogénico.

 

Además de sus potentes beneficios en el cuidado de la piel, el aceite de camelia es el responsable de la icónica suavidad de las geishas y de los peinados de los samuráis del pasado:

Algas Marinas:

Existen más o menos 20.000 variedades distintas en todos los océanos, de esta cantidad apenas el 1% se utiliza para tratamientos de belleza. Debido a la riqueza de su composición y a que ayudan a prevenir enfermedades en el sistema nervioso y al control del estrés.
La importancia que representa la cosmética a base de productos que contienen algas marinas es conocida por los resultados que se pueden conseguir tanto en los tratamientos faciales como en los corporales. La conocida como cosmética azul ha evolucionado del mito a la realidad científica como nuevo tratamiento y prevención.

Las algas estimulan y mejoran la circulación de la sangre, revitalizan y reafirma la piel mientras restablecen los niveles naturales de humedad. Estos efectos se pueden por la reducción de las líneas de expresión. Entre los tratamientos para el rostro, se destaca su capacidad para generar cambios en muy poco tiempo, ya que su absorción es muy rápida. Líneas de expresión, arrugas, falta de tersura o simplemente deshidratación son sus grandes objetivos.

Las algas son muy ricas en contenidos lípidos, proteínas, glúcidos, minerales y oligoelementos. Todos importantes nutrientes para la piel. Su gran aporte de minerales aumenta la elasticidad  y el tono de la piel, disminuyendo su flacidez.

 

Incluye en tu rutina de belleza los ingredientes asiáticos para piel perfecta de una manera sencilla de utilizar con las mascarillas listas para usar de Embellé. El Tratamiento Platinum de Algas y Caviar es especializado en fortalecer los tejidos de la piel, reafirmar, purificar y devolver la luminosidad en sólo un mes. 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los secretos para una piel perfecta