El efecto del cambio de estación en la piel: ¡Primavera!

¡Hello Sunshine!

Termina el invierno y con él se va la época de frío y resequedad.  La piel se ajusta a cada temporada para nivelarse en niveles de grasa, sobre todo, y sobrevivir al clima. Pero sin queremos que nuestra piel esté sana, no sólo se trata del trabajo que ella hace para ajustarse sino que debemos de cierta manera ajustarnos con ella para ayudarla en el cambio.

El aumento en la temperatura casi repentino en la transición de invierno a primavera hace que aumente la cantidad de grasa en la piel para protegerla más. Esto es bueno para las pieles secas porque estarán más humectadas, pero para pieles grasas puede der un problema.

Principalmente ese aumento de la temperatura ambiental juntamente con la humedad agrava los problemas de acné y granitos, el poro se dilata.

Con el calor aumenta la vasodilatación (se dilatan los vasos sanguíneos)  así las venitas se ven más marcadas, tanto las arañas vasculares como el problema de las varices empeora, lo que puede prevenirse con las medias de compresión, elevando pies y evitar cruzar las piernas. Duchas frías y evitar el agua caliente pueden ayudar también a remitir este problema.

Es muy importante controlar las primeras exposiciones al sol,  ya que la piel está mucho menos preparada por estar acostumbrada al clima frío. Los melanocitos no han producido la suficiente melanina que protege a la piel todavía por lo que las alergias solares son más frecuentes, por ello es muy recomendable usar bloqueador solar todos los días aunque no se vaya a tomar el sol.

 

RUTINA DE BELLEZA PARA PRIMAVERA 

En primavera lo más importante es aplicar bloqueador solar con un mínimo de FPS 50 para proteger a la piel de los rayos del sol. Pero otras dos cosas importantes son exfoliar e hidratar. Tanto el sol como el aire intenso que se vive sobretodo en el mes de Febrero son dos factores que resecan mucho la piel. 

Entonces tu rutina para primavera será así: 

1. Lavar la piel: Limpia retirando la suciedad y maquillaje 

2. Exfolia (dos veces a la semana máximo para pieles grasas y una vez para pieles secas) Esto ayuda a eliminar impurezas en los poros y células muertas 

3. Hidrata: Agua de rosas es excelente para hidratar la piel, suavizarla y recuperar su tono 

4. Humecta: Sella la hidratación con algún aceite como el de aguacate o semilla de uva 

5. Aplica bloqueador solar: de mínimo FPS 50

 

¿Rosas y Ácido Hialurónico en un sólo Tratamiento? 

Dos de los mejores hidratantes para la piel en una misma mascarilla con el Tratamiento Platinum de Rosas y Ácido Hialurónico de Embellé. 

¡Empieza hoy a cuidar tu piel!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los secretos para una piel perfecta