¿Por qué las cremas para la cara ya no funcionan igual que antes?

¡Es hora de iniciar un cambio!

Las cremas para la cara son uno de los productos que todo mundo tiene en casa. Es el producto básico que aplica toda persona interesada por lo menos un poco en cuidar su piel porque han sido utilizadas generación tras generación y han ganado un lugar importante en la lista de productos de belleza y cuidados de la piel. Sin embargo, ese lugar se ha visto tambaleado recientemente por las innovaciones en tecnología que han superado su poder para -no sólo cuidar la piel sino nutrirla- con nuevos tratamientos revolucionarios que prometen una piel perfecta en pocos días y con menores esfuerzos.

 

 

¿Por qué han perdido su eficacia las cremas faciales? 

Veamos, es necesario hacer una lista para poder explicar la decadencia de las cremas para la cara: 

 

1. El clima ya no es el mismo

Las cremas para la cara fueron creadas en los años 60 cuando Max Huber, un físico aeroespacial que trabajaba para la Nasa sufrió un accidente y tuvo daños severos en la piel. Después de probar numerosos tratamientos notó que su piel no mejoraba y decidió crear su propio elixir para la piel. Esto nos ayuda a aclarar nuestro primer punto (y varios de los que le siguen) porque el clima en la actualidad ya no es el mismo que el de los años en los que se crearon las fórmulas para las cremas faciales. Ahora tenemos mucho mayor exposición al sol, al frío, a cambios radicales de temperaturas, y todo esto tiene un efecto en la piel que las cremas faciales comunes no alcanzan a cubrir. 

2. Los radicales libres se han hecho más poderosos 

Igual que ha pasado con el clima, a través de los años los radicales libres se han hecho mucho más poderosos. Los radicales libres siempre reaccionan de manera agresiva con otras moléculas y con frecuencia crean compuestos nocivos que las afectan. Son responsables del envejecimiento de las células porque afectan su regeneración y también pueden causar enfermedades graves. Algunos ejemplos de radicales libres a los que estamos expuestos en la actualidad y ante los cuales las cremas cotidianas han perdido su efecto son la contaminación atmosférica, el humo del tabaco, la intensidad de los rayos ultravioleta, los herbicidas, pesticidas y ciertas grasas en los alimentos. 

3. La alimentación es muy pobre en nutrientes 

Del punto anterior derivamos la pobre alimentación que llevamos en general como humanidad en la actualidad. Y es que no sólo se trata de los hábitos alimenticios que elegimos sino de la calidad de los alimentos que tenemos. Por una parte está la alimentación que cada vez ha demostrado ser menos consciente, menos saludable, menos nutritiva, con muy poco conocimiento sobre los valores nutrimentales y balance de una dieta saludable. Y por otro lado está la problemática global sobre la abundancia de alimentos muy poco saludables, altos en grasas trans, azúcares, pesticidas y productos genéticamente modificados. Esto quiere decir que las posibilidades de tener acceso a un alimento (incluso los "naturales" como verduras, lechugas, frutas) es cada vez menor y esto se refleja por completo en la salud del organismo y por supuesto en la piel. ¡Recordemos que la piel se nutre tanto por fuera como por dentro y traduce el estado interno de nuestro sistema!

4. Al aplicarlas pierden efectividad

Todos aprendimos a aplicar las cremas de la misma manera: tomando un poco con la yema del dedo y esparciéndola sobre la piel. Hay quienes han aprendido técnicas para hacerlo con movimientos calculados para dañar menos la piel y hay quienes lo hacen sin pensarlo. Bueno, algo que nadie ha explicado bien es que la manera de aplicar las cremas tiene una influencia importante en su efectividad y en los resultados que se notan en la piel, esto es por dos razones: primero, la piel del rostro en muy sensible y delicada así que cada movimiento que se aplica sobre ella tendrá una consecuencia en su apariencia.

 

 

De hacer, por ejemplo, un movimiento constante tirándola hacia abajo en las mejillas la piel comenzará a moverse en esa dirección. Así también funciona con los movimientos hacia arriba o hacia los lados, por eso se han creado los masajes faciales que ayudan a rejuvenecer el rostro. Segundo, la efectividad de los ingredientes que componen la crema puede en muchas ocasiones verse afectada por la fricción que se hace sobre ellos al aplicarla en la piel. Muchos compuestos como la vitamina C, por ejemplo, tienen reacción al aplicarlos con las yemas de los dedos en la piel. En el caso de la vitamina C se calienta y puede perder parte de su poder antioxidante.

5. La calidad de vida influye en sus resultados 

No es lo mismo vivir en una ciudad muy tranquila, topada de árboles, mar, y llevar un ritmo de vida lento que habitar una cuidad con mucho movimiento de gente, tráfico, naturaleza escasa y cargar responsabilidades que suponen estrés y agitación. Aunque puede no parecerlo, la piel resiente todos estos tipos de situaciones. Por eso, las cremas tuvieron muy buena respuesta en los años 60, cuando fue creada la primera, pero en la actualidad han dejado de ser la mejor opción para cubrir las necesidades de la piel que cada vez requiere de más cuidados. 

6. Los porcentajes de ingredientes activos en las cremas no son suficientes

El orden de los ingredientes en la composición de una crema para la cara sí tiene importancia. Muchas veces no nos damos el tiempo para leer los componentes de las cremas para ver si tienen aceites, alcoholes, parabenos o ftalatos (que son ingredientes que pueden resultar agresivos o dañinos para la piel) y cuando lo hacemos desconocemos por qué los han puesto en ese orden. Pues bien, resulta que los ingredientes en las cremas para la cara, y en cualquier otro producto de belleza, figuran en la composición en orden de mayor a menor cantidad. Por lo tanto, si en una crema indica agua en primer lugar significa que agua es lo que contiene en mayor medida. Aquí hay dos puntos importantes: Normalmente la concentración de activos no es la indicada o suficiente para satisfacer las necesidades de la piel y al combinarlos con la 'crema base' se disuelven y pierden efectividad aparte de convertirse en moléculas más densas que no pueden penetrar con tanta profundidad la piel. 

 

¿Cómo sustituir las cremas para la cara y lograr una piel perfecta? 

Por su puesto que el mundo de la belleza no se ha quedado con los brazos cruzados ante la problemática de la ineficacia de las cremas para la cara. Los avances tecnológicos han permitido la creación de tratamientos que superan por mucho los resultados que las cremas presentan no sólo en la actualidad sino a lo largo de su existencia ya que cubren una gama más extensa de necesidades de la piel. Se trata de tratamientos enfocados en nutrir la piel, penetrar a mayor profundidad en los poros para llegar a capas vitales de la piel y lograr un efecto trascendental, combinar ingredientes activos de mayor potencial y concentración, y poner especial atención en permitir que la piel los absorba sin verse alterados en el proceso. 

El resultado son mascarillas faciales con una alta efectividad. Son porciones de tela, fibra de frutas, seda u otros materiales benéficos para la piel, empapadas en un poderoso suero de ingredientes activos que cubren a la perfección el rostro amoldándose a éste.

Se ha cuidado hasta el último detalle pues se presentan empaquetadas de manera individual en sobres que las protegen de la luz, el calor y la exposición al ambiente. Para aplicarlas basta con abrir el sobre, sacar la mascarilla y colocarla sobre el rostro de esta manera se mantiene libre del contacto con las manos y no se contamina.

 

Sobre el rostro, la mascarilla cumple con dos funciones: proveer a la piel de nutrientes y proteger la fórmula que está en contacto directo con el cutis de los agentes externos que pudieran afectarla (como los radicales libres). 

Existen mascarillas faciales listas para usar para todo tipo de pieles, afecciones y necesidades. Desde mascarillas para piel grasa hasta mascarillas faciales para blanquear la piel. 

Te invitamos a que des un paso adelante y conozcas una manera más efectiva de obtener los resultados que buscas en tu piel. 

 

¡Conoce el tratamiento que ha revolucionado el mundo de la belleza y la piel de millones de personas!

 

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los secretos para una piel perfecta