icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr pleca-embelle logo of diners

Prepara tu piel para el bronceado con este exfoliante casero

Exfolia por lo menos una vez a la semana para remover todas las células muertas de la piel y la suciedad que se acumula en los poros. Una piel sana, humectada y exfoliada te va a permitir broncearte mejor, pero recuerda que la exposición al sol es más saludable si se hace tomando las precauciones adecuadas así que no olvides tu bloqueador solar, tus lentes y un sombrero y quédate bajo la sombra en las horas en que el sol está más fuerte.

¿QUÉ NECESITAS?

 

1 taza de sal marina finamente granulada
½ taza de aceite de uva
16 gotas de aceite esencial de naranja
14 gotas de aceite esencial de lavanda
10 gotas de aceite esencial de tea tree

 

MÉTODO

 

Para preparar vierte la sal en un tazón y añade los aceites esenciales, mezcla hasta lograr una consistencia uniforme. Úsalo en lugar del jabón cuando te bañes, aplícalo en tu piel con movimientos suaves en forma circular y de abajo hacia arriba. Es decir, comienza por los pies y ve subiendo por las piernas y el resto del cuerpo esto es porque se activa la circulación y queremos que vaya en dirección al corazón, oxigenando todo el cuerpo.

 

 

Para guardarlo y conservar su frescura cuida que no le caiga agua mientras lo usas en la regadera y guárdalo en un frasco en un lugar fresco y oscuro, lejos de la luz directa del sol. Tiene una duración de 1 año.

 

 

Consejo extra: Este exfoliante está diseñado para dejar los aceites en tu piel, para un máximo beneficio no laves con jabón después de exfoliar. Basta con enjugar con agua para retirar sólo los restos de la sal.

 

 

 

Artículos Relacionados



Comparte este artículo: