News

antioxidantes

  • Los efectos del chocolate en la piel

    ¡Te hace bien comer chocolate!

    Muchos mitos se han creado sobre el chocolate, pero últimamente se ha abierto más la información sobre sus beneficios para la salud. Un estudio realizado por Harvard Medical School concluye que comer chocolate una vez a la semana aporta una gran cantidad de beneficios mayores a otros ingredientes.

    El secreto está en los flavonoides, también conocidos como polifenoles. Éstos actúan como un increíble antioxidante cutáneo, evitan el contacto con los radicales libres y protegen la vitamina E en la dermis. El resultado de una rutina de belleza rica en flavonoides es el de una piel mucho más lisa y con un tono más uniforme, sin manchas ni marcas de irritaciones o granitos.

    Según un estudio del American Journal of Clinical Nutrition, el cacao es el alimento que contiene mayor concentración de flavonoides. Incluso mayor que el vino y el té verde.

    Ahora, también es importante saber que no se trata de cualquier tipo de chocolate sino de chocolates que contengan un mínimo de 75% de cacao puro. Cuanto más amargo y puro es, más flavonoides contiene y menos azúcares. Una media de tres onzas a la semana es la cantidad aproximada para ver los beneficios a medio plazo.

    En concreto, estos son los beneficios del chocolate para la piel:

    Rejuvenece la piel: Comer chocolate con cacao puro neutraliza el daño de los radicales libres antes de que estos entren en contacto con las células de la dermis. Además, es altamente nutritivo. Es por eso que la mayoría de bálsamos labiales y cremas ultra-hidratantes contienen manteca de cacao, comúnmente usada para regenerar las pieles más secas y agrietadas.

    Fomenta la microcirculación: Esto es muy beneficioso para la salud de nuestro corazón, pero también para cada otra parte de nuestro cuerpo, especialmente nuestro rostro. Es la mala circulación la que produce ojeras, una piel con rojeces y, en algunos casos extremos, la aparición de pequeñas venitas en el rostro.

    Combate la celulitis: El cacao motiva la acción drenante que participa en la eliminación de toxinas y la disminución de los tejidos adiposos. De hecho, los pilares de la chocolaterapia son una serie de masajes regeneradores que contribuyen a eliminar la retención de líquidos y a descongestionar la piel.

    Además…

    ¡El chocolate puro combate el estrés y nos hace más felices! El chocolate es un gran productor de serotonina, encargada de inhibir el cansancio, el sueño y los nervios, dando una sensación de bienestar muy placentera.

     

    Consiente a tu piel con ingredientes naturales que la nutren 

    El Tratamiento Platinum con Moras y Baba de Caracol de Embellé le dan a tu piel los antioxidantes que necesita para combatir los radicales libres que causan el envejecimiento y repara los daños en sus tejidos. 

     

    Renueva tu piel todas las noches con Embellé 

     

     

     

    Ver Publicación

  • Mascarilla de antioxidantes casera DIY

    Un cocktail de antioxidantes para tu piel.

    Las frutas que se utilizan son muy ricas en antioxidantes y ácidos grasos esenciales que te ayudan a nutrir, calmar y reparar las células de la piel dañadas por los radicales libres. 

    Los radicales libres que no se combaten atacan y destruyen las células sanas, provocando el envejecimiento prematuro de la piel. Esta mascarilla está formulada para reparar y regenerar la piel mientras la exfolia suavemente para lograr un tono fresco y radiante. 

     

    INGREDIENTES 

    1 fresa
    2 moras
    1 frambuesa
    1/2 cucharaditas de miel de abeja natural 
    1 cucharadita de harina de coco 

     

    MÉTODO 

    1. Coloca la fresa, las moras y la frambuesa en un plato y machácalos con un tenedor. Añade la miel y mezcla. Agrega la harina de coco poco a poco mientras revuelves para hidratarla hasta que logres una pasta ligeramente densa. La harina de coco es altamente absorbente, así que comienza agregando una cucharadita y si necesitas más agrega un poco más. La cantidad total de harina que requieras depende en qué tan espesa quieras tu mascarilla. 
    2. Aplica una capa medianamente gruesa en tu piel completamente limpia. Deja reposar por 15 a 25 minutos y enjuaga con agua tibia. Aplica tu tónico y tu humectante. 
    **Esta mascarilla tiene mejores efecto si la usas inmediatamente**
    Esta mascarilla casera es una maravilla para reparar piel dañada o en proceso de envejecimiento y se puede aplicar en todo tipo de pieles. 

    ¿Ya probaste las mascarillas listas para usar de Embellé? Aplica una cada tercer día antes de dormir para ayudar en el proceso de regeneración celular y combatir el envejecimiento prematuro de la piel. 

    El Tratamiento Platinum de Algas y Caviar es ideal para darle a tu piel una dosis de antioxidantes al instante. 

     

    Ver Publicación

  • Respiraciones que te dan energía

    Dale reset a tu cuerpo y mente

    Llegando a mitad de semana es común sentirse cansado y ya con media capacidad de energía para terminar el día. Prueba esta técnica de respiración que busca energizar y vigorizar el cuerpo, recuperando el ímpetu y preparándote para las actividades del día.

     

     

     

    Al inhalar llevamos aire a los pulmones donde éste es "procesado", obteniendo de él diversos gases, siendo el oxígeno el principal. Este oxígeno, sintetizado y transportado por el torrente sanguíneo, alcanza a cada órgano y cada célula de nuestro cuerpo. Es el oxígeno lo que da la energía para que las células se pongan en movimiento, como combustible que las hace funcionar.

    De esta manera, así como comer ciertos alimentos nos aporta los nutrientes necesarios, el aire y la respiración dan la energía para encender los motores. ¡Y nada como una buena técnica de aporte energético del organismo!

    Para recargar energía con esta técnica de respiración, comienza por liberar tu mente de pensamientos, en especial de los negativos, llevándola hacia la máxima calma posible para poder así concentrarte en esta técnica. Siéntate en un asiento confortable, de preferencia con apoyabrazos para reposar allí tus brazos. Si la silla no posee este aditamento, reposa sobre las rodillas. Endereza tu espalda, sin forzarla, y relaja los hombros. Ahora, cierra los ojos y comienza con la técnica.

    El siguiente paso es sonreír. Sonreír activa los músculos del rostro y además lleva a tu mente a una mejor predisposición. Sonriendo o en estado de reposo del rostro, lleva la punta de tu lengua hacia el centro del paladar. Relaja tu cuerpo mientras permaneces en esa posición, en especial los hombros y la zona del abdomen. Ahora, comienza con una técnica de respiración abdominal, llevando el aire inhalado lentamente hasta la zona inferior de tu abdomen.

    No debes forzar el movimiento: al llevar el aire hacia la zona inferior de tus pulmones, tu diafragma se movilizará y tu vientre se inflará naturalmente. Al exhalar lentamente, tu abdomen retornará a su posición normal.

    Respira profundamente, tanto como puedas. Hazlo lentamente, aunque no tan lentamente como lo harías si quisieras relajarte. Debes inhalar en una acción certera, rítmica, llenando tu capacidad pulmonar. Mientras lo haces, mentalízate en reconocer el oxígeno que ingresa a tu cuerpo, sintiéndote lleno de energía y totalmente renovado.

    Repite esta técnica de respiración para recargar energía tantas veces como quieras, respirando regularmente y llenando tus pulmones. Luego, estira tus brazos, y haz una súbita inhalación, a mayor velocidad, manteniendo el aire por dos a tres segundos. Luego relaja los brazos, y exhala rápidamente, sin formar tus músculos.

    Esta simple técnica de respiración abdominal a mayor velocidad, seguida por un movimiento de brazos que abra tu caja torácica, renovará la energía de tu cuerpo. Para realizarla sólo necesitarás dos a tres minutos. 

     

    Cuida y nutre las células de tu piel con un tratamiento que las llene de antioxidantes para combatir los radicales libres que aceleran su proceso de envejecimiento. Con el Tratamiento Platinum de Moras y Baba de Caracol de Embellé, tu piel se nutre de antioxidantes en un suero que le da lo que necesita para regenerarse y mantenerse joven. 

     

    Logra una piel luminosa y firme

     

     

     

    Ver Publicación

  • ¿Qué son los radicales libres?

    Causantes del envejecimiento en la piel 

    Aunque no estemos alertas, cada segundo estamos librando una batalla interna en nuestros organismos. Es la batalla de los antioxidantes y los radicales libres.

     

     

    Los radicales libres son moléculas inestables (perdieron un electrón) y altamente reactivas. Su misión es la de remover el electrón que les hace falta, de las moléculas que están a su alrededor para obtener su estabilidad. La molécula atacada (que ahora no tiene un electrón) se convierte entonces en un radical libre y de esta manera se inicia una reacción en cadena que dañará muchas células y puede ser indefinida si los antioxidantes no intervienen.

    ¿De donde vienen los radicales libres?

    Los procesos normales del organismo producen radicales libres como el metabolismo de los alimentos, la respiración y el ejercicio. También estamos expuestos a elementos del medio ambiente que crean radicales libres como la contaminación industrial, tabaco, radiación, medicamentos, aditivos químicos en los alimentos procesados y pesticidas, solo para nombrar los más comunes.

    No todos los radicales libres son “malos”. Las células del sistema inmune crean radicales libres para matar bacterias y virus, pero si no hay un control (ejercido por los antioxidantes), las células sanas pueden ser dañadas.

    Los radicales libres toman electrones de los lípidos y proteínas de la membrana celular, que al ser dañada, no podrá cumplir sus funciones como el intercambio de nutrientes y la limpieza de materiales de deshecho, haciendo imposible el proceso de regeneración y reproducción celular.

    En el interior de la célula, los radicales libres atacan el ADN que provee la matriz para la replicación celular, impidiendo a la célula su reproducción.

     

     

    Los radicales libres contribuyen al proceso del envejecimiento cuando toman el electrón que les hace falta de las células del tejido colágeno de la piel. Como resultado, la piel pierde su elasticidad y luce seca y arrugada.

    Los radicales libres también pueden contribuir al crecimiento anormal de las células, al perder éstas la capacidad de “reconocer” las células vecinas. Esa proliferación sin control se produce en los tumores benignos o malignos (cáncer).

    Muchas enfermedades crónicas se han ligado directamente con los radicales libres, como la enfermedad cardiovascular, Alzheimer's’s, accidente vascular cerebral, hepatitis, hipertensión, artritis reumatoide, lupus, diabetes mellitus, enfermedad periodontal, colitis ulcerativa, aterosclerosis, fallo renal crónico y muchas otras.

    ¿Cuál es el papel de los antioxidantes?

    Los antioxidantes son sustancias que tienen la capacidad de inhibir la oxidación causada por los radicales libres (son el “batallon” que contraresta los daños). Unos actúan a nivel intracelular y otros en la membrana de las células, siempre en conjunto para proteger a los diferentes órganos y sistemas.

    Son clasificados de acuerdo a su trabajo y a su localización. Pueden ser enzimas naturales, antioxidantes obtenidos en la dieta o antioxidantes fármacológicos.

    En el ambiente intracelular tenemos antioxidantes naturales: catalasa, glutation peroxidasa y superóxido dismutasa. El glutation contiene selenio y ayuda en la prevención de la formación del radical hidroxilo, también regenera la vitamina C, que a su vez regenera la vitamina E.

    En el plasma sanguíneo encontramos antioxidantes naturales (proteínas) como la trasferrina, lactoferrina, ceruloplamina y albúmina. Estos antioxidantes naturales están disminuidos en los pacientes con diabetes.

    Otros antioxidantes encontrados en el plasma sanguíneo o suero son la bilirrubina, ácido úrico, vitamina C, vitamina E, beta caroteno, melatonina, flavonoides y estrógenos. Los minerales selenio y zinc también juegan un papel importante en el organismo como antioxidantes.

     

    Los flavonoides son compuestos polifenólicos encontrados en las plantas como frutas y vegetales, que son excelentes antioxidantes. Comúnmente se encuentran también en el té (principalmente té verde) y en el vino.

    En las frutas que fueron cosechadas hasta su maduración se encuentran gran cantidad de flavonoides, carotenoides, licopenes, zantinas, índoles y luteínas, todos con una potente acción antioxidante.

    Si tenemos antioxidantes naturales en el cuerpo, ¿porque envejecemos o tenemos enfermedades crónicas? La producción de antioxidantes naturales y los antioxidantes que se obtienen con la alimentación, no es suficiente para muchas personas. En algunas condiciones como la polución ambiental, el fumado, comida rica en alimentos procesados y otras, habrá una producción mayor de radicales libres que los que el cuerpo normalmente puede combatir y sobreviene la enfermedad y el envejecimiento.

    La salud empieza en cada una de nuestras células, que están en un proceso constante de renovación, reparación, reproducción y autodestrucción. Por eso es importante cuidar la piel no sólo con una buena alimentación sino por fuera con tratamientos que la nutran y protejan de los radicales libres en el ambiente. La tecnología ha creado la posibilidad de lograrlo con las mascarillas listas para usar, el Tratamiento GOLD de Mascarillas Embellé cubre todas las necesidades de tu piel para renovarla, protegerla, cuidarla y brindarle la humectación necesaria para lucir perfecta.

     

     

    Protege a tu piel del envejecimiento

     

    Ver Publicación

  • Té verde para tu metabolismo

    Té verde para el metabolismo

    Comienza tú día con toda la energía y frescura, recarga las pilas y que nada te detenga.

     

    Si necesitas refrescarte y llenarte de energía, comienza tu día con un té verde bien frío que además, le dará un incremento a tu metabolismo.

    Ingredientes

    1 bolsa de té verde

    El jugo de ½ limón

    ½ cucharada de miel de agave

    Hielo

    Rodajas de pepino u hojas de menta (opcional)

    Preparación

    Pon a hervir 1 ½ tazas de agua, retira del fuego y pon la bolsa del té.

    Deja reposar por 3 minutos y retírala.

    Agrega el jugo del limón y la miel de agave.

    Sirve con hielo y ¡listo!

    Agrégale limón para incrementar los antioxidantes del té verde, puedes tomar la cantidad que quieras, solo toma en cuenta los indices de cafeína que contiene.

    Ver Publicación

Categorías

Últimas Noticias

Los secretos para una piel perfecta