News

invierno

  • ¿Cómo el frío afecta la piel?

    Protégete de la resequedad en la piel 

    El otoño termina y poco a poco nos enfrentamos a días más fríos. Y precisamente esta bajada de temperaturas no es la mejor aliada de nuestra piel, pues se convierte en la mejor condición para que se pongan de manifiesto problemas cutáneos como las rojeces, que suelen padecer las personas de piel sensible. Aunque en sus inicios no reviste más problemas que los puramente estéticos, los dermatólogos opinan que desde los primeros síntomas deben tomarse las medidas oportunas, porque  en torno a los 35 o 40 años puede derivar en rosácea, una afección dérmica mucho más severa. 

     

     

    ¿Cuáles son los efectos del frío en nuestra piel?

    El frío causa vasoconstricción en los capilares de la piel, los capilares se contraen disminuyendo la irrigación. Esto causa que no lleguen suficiente oxigeno ni nutrientes a las células de la epidermis, dejando la piel con un aspecto apagado. También se retrasa el ciclo de la renovación celular y se acumulan las células muertas, causando una sensación de tirantez y falta de confort debido a que esta capa de células muertas impide que la secreción sebácea natural de la piel llegue a la superficie para lubricar y nutrir la epidermis, dejando la piel seca y sensible. 

    La aparición de rojeces es uno de los principales efectos de los cambios de temperatura en la piel, ¿se puede prevenir? 


    Utilizando productos como serums y mascarillas nutritivas podemos proteger y reforzar los capilares de la piel para prevenir su aparición. Las mascarillas listas para usar contienen ingredientes activos que trabajan a nivel de la microcirculación luchando contra las rojeces y aportando colágeno a las paredes de los capilares para reforzarlos y evitar su permeabilidad. 

     

    ¿Qué tipos de piel son más propensas a la aparición de este problema de enrojecimiento cutáneo?

     
    Las pieles más secas, finas y claras suelen ser más propensas al enrojecimiento cutáneo ya que tienen menos glándulas sebáceas y, por lo tanto, la barrera protectora de la piel debilitada. Al ser más finas, visualmente se percibe la microcirculación más a la superficie de la piel. 

    ¿Qué factores pueden influir en que este problema se haga más serio?

     
    Un cambio climático extremo durante un periodo de tiempo acumulado puede debilitar los capilares de la piel: el calor dilata los capilares mientras el frío los contrae. Si los capilares se debilitan, acaban siendo más permeables y esto puede causar irritaciones visibles en la superficie de la piel.

     

    Cuida tu piel del frío con un tratamiento que la nutre y renueva. El Tratamiento Platinum de Aguacate y Lavanda de Embellé humecta a profundidad y regenera todas las capas de la piel, hidratando las células cutáneas y dándoles elasticidad y firmeza. 

     

     

    Ver Publicación

  • ¡Advierten de daños en la piel durante el INVIERNO!

    El clima cambia pero la protección debe continuar 

    La llegada del frío, los cambios bruscos de temperatura producidos por el contraste de la calefacción en interiores y del frío en el exterior, la influencia de la luz y la contaminación conforman los factores climáticos propios del invierno que agreden la piel.

    La piel guarda memoria de todas las agresiones que sufre, tanto las invernales como las solares, propias del verano. Pero, por lo general, solemos protegernos más en verano que en invierno.

     

     

    La Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD) advirtió que en época de frío también puede haber daños a la piel, por lo cual es importante cuidarla al igual que lo hacemos cuando hay gran intensidad de los rayos solares.

    En un comunicado dijo que los cambios de temperatura pueden afectar en diferentes modos al órgano más extenso del cuerpo.

    Así como el calor produce sudor, que contiene sales que irritan la piel, el frío causa resequedad, comezón, irritación y/o grietas sobre todo en las regiones más expuestas a las bajas temperaturas, como son labios, orejas, mejillas, manos y pies principalmente.

    Es importante cuidar nuestra piel manteniéndola bien hidratada por dentro y por fuera.A pesar de que el clima frío y lluvioso no anima mucho a beber líquidos, es primordial continuar con una buena hidratación y consumir por lo menos 8 vasos de agua natural para que la piel pueda funcionar sanamente. Además, igual de importante es cuidarla y humectarla por fuera con tratamientos especializados en el tema. Esto con el fin de protegerla del frío, viento humedad, cambios bruscos de temperatura y sequedad producida por los sistemas de calefacción. 

    También se ha indicado en el comunicado de la FMD que las personas con dermatitis atópica (problema crónico e inflamatorio que afecta a 20 por ciento de la población infantil), o quienes padezcan inflamación, prurito y dolor causados por temperaturas bajas deben tener especial cuidado pues estos padecimientos se agravan en la temporada de frío.

    Al igual que en primavera o verano, durante el invierno la piel debe protegerse con bloqueador solar, sobre todo cuando se visitan centros vacacionales pues la radiación ultravioleta se multiplica por el efecto de la reflexión de la luz en lugares donde hay nieve, y este dato es comúnmente desconocido u olvidado. 

     

    ¿Cómo proteger tu piel en invierno? 

    Te damos una guía muy sencilla para mantener tu piel protegida y en estado óptimo durante el invierno. 

    1. Lleva un conteo del consumo de líquidos que haces durante el día. Recuerda que lo recomendado son 8 vasos de agua natural. Evita las gaseosas por que éstas están lejos de hidratar tu piel. 

    2. Lava tu rostro con aceite. Puedes hacer un cambio en tu rutina de belleza y hacer la limpieza doble que incluye aceite. Lejos de dejar tu piel grasosa, ayuda a limpiarla a profundidad y la deja humectada. 

    3. SIEMPRE antes de salir de casa aplica bloqueador solar por lo menos en tu rostro, cuello y manos ya que tienen la piel más delgada y sensible del cuerpo y son los puntos en donde se notan los signos del envejecimiento más rápidamente. Puedes preparar un bloqueador solar casero que no contiene químicos y cuida tu piel. 

    4. Aplica una mascarilla humectante por las noches para reparar los daños de tu piel y ayudar en su proceso de regeneración. ¿Sabías que la piel se regenera tres veces más durante la noche? Por eso es importante lavar tu rostro siempre antes de irte a dormir para permitir que tus poros y células respiren y se oxigenen correctamente. Una mascarilla de aguacate y lavanda es ideal para temporada de invierno. El aguacate es el ingrediente clave para humectar a profundidad, contiene ácidos grasos extremadamente benéficos para la piel. Mientras que la lavanda, aunque es poco conocida en el mundo de la belleza, tiene beneficios impresionantes para la piel. Ayuda en su regeneración, cicatrización, es antiséptica y relajante. 

    La forma de aplicar éstas mascarillas listas para usar es muy sencilla. Sólo son tres pasos: 

     

    ¿Estas lista para una piel radiante en Invierno? 

    ¡Comienza a cuidarla hoy!

     

    Ver Publicación

Categorías

Últimas Noticias

Los secretos para una piel perfecta