Tips para bajar de peso según tu edad

Comer rico sin engordar, el deseo de todas o la gran mayoría de las mujeres.

Tal vez comer rico sin engordar sea un sueño alcanzable si se lleva de la mano con la práctica de ejercicio constante y la medición de las porciones. Pero aceptémoslo, la gran mayoría no sabemos medirnos a la hora de comer lo que nos gusta, esto aunado a nuestro estilo de vida puede hacernos más complicado llegar al objetivo de perder peso.

 

 

Por esto, te compartimos algunos tips para bajar de peso según tu edad.

A los 20 años

El problema: Muchas cenas y salidas con amigos, comer viendo la TV y comer muy tarde en la noche

A los 20 generalmente nos sentimos libres para comer de todo y en cualquier cantidad, porque nuestro organismo está en su estado óptimo. Todos los sistemas trabajan en su mejor potencia y los estragos de los excesos no se notan –aún-. Por esto no hay duda en salir con amigos a cenar, de fiesta o a una noche de copas. O comer viendo algún programa de televisión, lo cual se ha convertido en un hábito para muchos y es una de las causas de obesidad ya que cuando comes distraído de lo que estás consumiendo normalmente ingieres más de lo que tu cuerpo necesita. La señal de saciedad pasa desapercibida porque tu foco de atención está en otra cosa (la TV o el celular, por ejemplo). Además comes más rápido, sin masticar bien tus alimentos y esto no ayuda en su proceso de digestión así que se acumula más grasa y toxinas.

Todo esto significa que a esta edad consumes más calorías de las que tu cuerpo requiere. La comida en un restaurante está preparada con ingredientes calóricos, no como la cocinarías en casa si estuvieras consiente de tu salud y quisieras bajar de peso.

 

Investigaciones han demostrado que cuando las personas están en grupo, la mayoría se deja influenciar por lo que ordena la primera persona.

 

Consejos para perder peso a los 20

  1. Si sales a comer a un restaurante, elige las opciones saludables. Una ensalada abundante con algo de proteína para que te sientas satisfecha, o los alimentos asados. Siempre es posible cambiar la guarnición así que en lugar de papas fritas, pide verduras al vapor, arroz integral o una ensalada verde. 
  1. Elige bebidas más saludables, como agua mineral con unas gotas de limón natural en lugar de limonada endulzada, té helado natural (no de los comerciales), té caliente o agua natural. En cuanto a bebidas alcohólicas elige gin, vodka o whiskey con agua quina, tónico o agua natural. Evita los refrescos ya que están cargados de químicos y azúcar.
  1. Come sólo la mitad de tu platillo en un restaurante. Normalmente las porciones en los restaurantes son mayores a las que tu cuerpo necesita así que es recomendable consumir sólo la mitad del platillo para no excederte. Puedes llevarte el resto y comerlo al día siguiente.
  1. No comas con distracciones como la televisión o celular. Se nos ha hecho costumbre pero es algo que nos afecta más allá de lo que imaginamos. Puede ser que los efectos no los notes enseguida en tu salud pero llegará el día en que los padezcas. A tu cuerpo le ayuda mucho que mastiques bien tus alimentos para poderlos digerir y así absorber los nutrientes y desechar lo que no necesita.

 

A los 30 años

Es la edad en la que muchas mujeres experimentan la maternidad por primera vez y se encuentran con obstáculos para perder peso: falta de tiempo para preparar comida saludable, poco o nada de ejercicio, cansancio y altos niveles de estrés.

Llenar tu cuerpo con productos listos para comer sólo agrava el problema y provoca acumulación de grasa sobretodo en la zona abdominal. Este tipo de productos, que encuentras fácilmente en el supermercado, no son alimentos. Son productos. Esto quiere decir que llevan un proceso de producción en el cual los nutrientes como vitaminas, minerales, enzimas, aminoácidos se pierden y se le añaden conservadores, químicos, organismos genéticamente modificados (OGM), exceso de sal, colorantes artificiales, exceso de azúcar, entre otros. Lo que queda es un producto que puede saciar tu hambre pero no te nutre.

Sumado a eso, la falta de movimiento o ejercicio complica más la ecuación de mantener la figura, la salud y la pérdida de peso. El ejercicio es una necesidad para nuestro cuerpo, no una opción. El aumento de casos de obesidad en la actualidad se debe al resultado de una vida sedentaria que dan las comodidades de ahora. Si nos remontamos a la época de nuestros ancestros podemos notar que se caminaba más y se usaba menos el auto, la actividad física era mayor y los casos de obesidad eran menores.

 

 

Sentirte cansada al ser madre es normal, ahora vives para dos y no sólo para ti. Es una entrega física, emocional y mental y eso drena tus niveles de energía.  

No dormir lo suficiente hace que durante el día nuestro cuerpo nos pida más alimentos dulces y tengamos poca voluntad para resistirlos

Por último, el estrés. Uno de los grandes enemigos para perder peso. El estrés hace que tu cuerpo genere adrenalina, lo que lo pone en un estado de alerta para reaccionar ante cualquier ataque o emergencia y una de las cosas que hace el cuerpo para prepararse en caso de emergencia es ¡acumular grasa! Es como si tu cerebro mandara la señal de “cuidado, mejor nos preparamos en caso de que debamos pasar tiempo sin recibir alimento”.

Consejos para perder peso a los 30

  1. Ve de compras un día que tengas suficiente tiempo para ir con calma. Elige alimentos reales, no productos. Alimentos reales son todo lo que sea natural, nada procesado. Compra frutas de temporada, verduras, lechugas para ensaladas, carne, pollo, pescado, arroz integral y granos. Al llegar a casa desinfecta, pela y deja todo listo para ‘armar’ tu platillo sin tener que dedicarle mucho tiempo después.
  1. Planea 30 minutos al día para estar en movimiento o ejercitarte. Ya sea que vayas al gimnasio, salgas a caminar o sigas una rutina en casa. Existen rutinas de ejercicios para mamás que involucran al bebé para que no tengas que separarte de él.
  1. Programa un descanso reparador. En las horas que puedas dormir, aleja de ti tu celular o cualquier otra cosa que pueda interrumpir tu descanso. Date un baño relajante antes de dormir o consiéntete con un tratamiento de belleza que te relaje, puedes probar el Tratamiento Platinum de Rosas y Ácido Hialurónico de Embellé, que también te ayudará a revitalizar tu piel.
  1. Relájate. Sabemos que puede ser una tarea difícil con el tipo de vida que llevamos pero trata de hacerlo. De verdad, altos niveles de estrés dañan hasta tus células. Prueba con ejercicios de respiración para relajarte, posiciones de yoga que relajan y meditación.

 

A los 40 años

Los músculos han comenzado a perder firmeza y masa muscular y el metabolismo se ralentiza.

Tu cuerpo ya no funciona igual que a los 20 años, se ha acoplado a tu edad y se nota en tu piel, tus músculos, tu pelo.

Cómo perder peso a los 40s

  1. Come proteínas más saludables como pescados y pollo que te ayuden mantener tu masa muscular.
  1. Prepara jugos de verduras. Los jugos de verduras llevan sólo 1 fruta en tipo y cantidad y se preparan en extractor para eliminar la fibra y así darle la oportunidad a tu organismo de absorber por completo los nutrientes que necesita.

La piel también cambia en cada etapa de la vida, por eso es necesario adecuar tu rutina de belleza según las necesidades de tu piel.

Usa el Tratamiento Platinum de Rosas y Ácido Hialurónico de Embellé para suavizar. hidratar, borrar cicatrices y eliminar arrugas. Una mascarilla cada tercer día para regenerar tu piel

 

 

Artículos Relacionados

Categorías

Últimas Noticias

Los secretos para una piel perfecta